México: El factor educación

México/13 Julio 2020/Autor: Héctor Farina Ojeda/ Fuente https://www.milenio.com/

La pandemia nos ha golpeado, exhibido en nuestras negligencias y vulnerabilidades, así como nos pasa una factura de la injusticia que se carga sobre los hombros y las vidas de los que menos tienen. Desde el subcontinente más desigual del mundo, desde la América Latina siempre rica en posibilidades, pero pobre en la cotidianidad de millones de personas, ahora vemos cómo en nuestros países siguen creciendo en forma acelerada la cantidad de contagios de covid-19, de muertos y de afectados por una crisis económica sin precedentes. Empleos, ingresos y oportunidades se pierden con celeridad al mismo tiempo que el monstruo de la pobreza sigue engullendo gente.

No es una casualidad que la crisis sanitaria y la crisis económica tengan un impacto mayor en donde hay más precariedad, más desigualdad y más desorden. Y tampoco es casualidad que los países que tienen economías más sólidas, mejores sistemas de salud, menores tasas de pobreza y, en general, una elevada calidad de vida, sean también los que tienen una buena educación. El factor educativo siempre ha sido importante para el desarrollo y ahora se lo percibe por su ausencia cuando vemos la pobreza en las calles, la corrupción rampante, la precariedad en la que vivimos y las enormes dificultades para tan sólo ponernos de acuerdo en cómo se enfrenta una amenaza como la pandemia.

La mala calidad educativa es una epidemia silenciosa que ha carcomido el sistema durante décadas y que nos ha hecho frágiles y vulnerables frente a cualquier crisis económica, cualquier mal gobierno o cualquier enfermedad. Con una educación deficiente no podemos esperar algo diferente a gobiernos deficientes, mercados deficientes, sistemas de salud deficientes, y un sistema de privilegios y exclusiones que concentre riquezas en pocas manos mientras excluye a la mayoría. Y sin educación de calidad no podemos esperar que la ciencia acuda al rescate con sus tratamientos, medicinas y vacunas. La ciencia descuidada y marginada en los presupuestos no tiene condiciones para emerger a la sola invocación en tiempos de urgencia.

Con la pandemia se aceleraron muchos procesos que ya estaban rezagados. Por ejemplo, la imperiosa necesidad de pasar a la salud preventiva y dejar de lado el tradicional comportamiento reactivo tropieza con muchos problemas educativos. La incomprensión de la dimensión de la pandemia y su reducción a una cuestión de creencias; la interpretación y ejecución de medidas sanitarias para evitar contagios, la informalidad para atender pedidos de las autoridades sanitarias e incluso la falta de criterios para recibir y difundir información: todo esto y más se incuba detrás del mal funcionamiento de la educación.

Y en la economía ni se diga: México tiene problemas de crecimiento desde hace tres décadas y la causa de fondo está en las deficiencias educativas.También la educación será fundamental para la recuperación: será impulso o lastre. Aunque ahora las urgencias estén en la crisis sanitaria y en la económica, no debemos olvidar el factor educativo. Es demasiado importante.

Fuente de la Noticia:

https://www.milenio.com/opinion/hector-farina-ojeda/economia-empatica/el-factor-educacion

Fuente de la Imagen:

Inicio

Deja un comentario

México: El factor educación – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: