El desorden educativo: nadie puede quedar fuera

Por Salvador Rodríguez Ojaos
Una época de movimiento y de conciencia del desorden es a la vez una época de grandes riesgos y grandes posibilidades. Puede convertirse en una época de contagio entrópico y, más aún, de implosiones y explosiones sociales en cadena y locuras desastrosas.
Georges Balandier
Si el mundo educativo llevaba ya un tiempo convulso, solo ha faltado la crisis del Covid 19 para acabar de remover aún más los vientos de cambio y transformación que están azotando a nuestras escuelas, a nuestros docentes, a nuestros alumnos y a cualquier miembro de la comunidad educativa.
Esto genera un movimiento de cambio paradigmático que es, a su vez, contrarrestado por un movimiento de conservación de los modelos establecidos. Y en esas estamos, unos que, si hay que cambiarlo todo, otros que si hay que volver a los valores de la educación tradicional… con todas las posiciones intermedias que se quieran.
Los retos que se plantean ante la situación de alarma provocada por el coronavirus son, a la vez, una gran posibilidad de introducir mejorar en el sistema escolar y una posibilidad muy factible de introducir “locuras desastrosas”. Hacer que en las aulas solo pueda haber 15 alumnos y que parte del horario y el trabajo escolar sean online son al mismo tiempo cambios positivos y negativos, depende de los recursos y las transformaciones metodológicas que los acompañen. Reducir el número de alumnos por aula, petición docente histórica, solo tiene sentido si va acompañada de un cambio metodológico que le dé sentido.
Pero el tema más importante es que esta crisis no acentúe aún más las diferencias entre alumnos y la igualdad de oportunidades (la equidad no es uno de los puntos fuertes de nuestro sistema educativo): que nadie quede fuera del sistema. Si los protocolos de salud recomiendan que parte del horario escolar sea online, hay que posibilitar que todos los alumnos (y todos los docentes) tienen acceso a los recursos digitales pertinente, tanto materiales (ordenadores, tablets, conectividad…) como formativo (saber utilizarlos adecuadamente).
Si la educación online consiste solamente en la comunicación a los alumnos de tareas y deberes, no aprovecharemos las circunstancias para transformar la metodología con la que nos dirigimos a los alumnos para que aprendan.
Los docentes no son ni héroes ni villanos… son los profesionales que van a formar a las generaciones futuras y necesitan de los recursos materiales y formativos para llevar a cabo su tarea de manera eficaz.
Dice Michael Fullan que un sistema educativo aburrido es malo, pero que un sistema irrelevante lo es por partida doble. Quizás podríamos aprovechar las circunstancias actuales, que por otro lado son inevitables, para conseguir que el sistema sea relevante, para que los alumnos hagan tareas a las que les vean o les hagan ver el significado y la relevancia.
Para finalizar, me gustaría decir la única forma de entender la educación es de forma inclusiva, sin dejar a nadie al margen, sin perder a nadie por el camino… porque aprender es el camino que recorremos, no los lugares a los que llegamos. Porque todos debemos aportar nuestro mejor yo, la educación debe sacar lo mejor de todos y cada uno de nosotros.
Fuente del Artículo:

Deja un comentario

El desorden educativo: nadie puede quedar fuera – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: