Dickens, adaptador y lector

Alba Editorial conmemora el 150 aniversario de la muerte de Dickens con la publicación de las novelas que adaptó para ser leídas en público, una dedicación que le reportó gran éxito y beneficios

 

Dickens

Charles Dickens publicó todas sus novelas, según el gusto de la época victoriana, por entregas. Dominaba el arte de conmover al público inglés, de ahí que este público esperase con impaciencia la aparición de la última entrega de una de sus historias. En consonancia con esta moda, comenzó a ser habitual a partir de 1830 que las sociedades culturales organizasen lecturas y recitales de textos literarios.

A Dickens se le encendió la bombilla y pensó que sería una buena idea realizar lecturas públicas de sus obras que le diesen fama y dinero. Pero no fue hasta diez años después, en 1856, cuando se decidió a poner en marcha esas lecturas. Era un buen actor teatral aficionado; él no leía como un escritor sino como un actor que se transmutaba en el mundo y el personaje que quería transmitir.

Si el escritor era ya un personaje famoso y popular por sus novelas por entregas, las lecturas aumentaron y expandieron esa fama, así como su bolsa. Cuentan que fue especialmente memorable su gira triunfal por EE UU, en 1867/68, en la que ganó lo que hoy serían varios millones de dólares por 76 actuaciones. Sólo en Nueva York asistieron a sus lecturas unas 40.000 personas.

Por supuesto, era el propio Dickens el que remodelaba los textos de sus novelas, acortándolos y adaptándolos de manera que tuviesen entidad por sí mismos y gozasen del interés del publico oyente. Tomaba de sus novelas los capítulos que más conmovedores le parecían, a veces las resumía, quitaba lo que a su juicio les sobraba, eliminaba personajes y, en cambio, ampliaba otros. Lo hizo siempre con éxito.

Alba Editorial ha querido conmemorar el 150 aniversario del fallecimiento de Dickens con la edición en un volumen único de las principales adaptaciones de sus novelas para lecturas en público.

El volumen de Alba Editorial contiene El pequeño Dombey, adaptación de su novela Dombey e hijos; las adaptaciones de La señora Gamp y de David Copperfield y el texto Sikes y Nancy, una condensación de algunos de los sucesos mas dramáticos de Oliver Twist, lectura esta última en la que se volcaba con mayor ahínco.

 

 

 

Fuente de la reseña:

https://www.laopiniondemurcia.es/cultura-sociedad/2020/08/09/libros/1135648.html

 

Fuente de las imágenes:

https://www.laopiniondemurcia.es/cultura-sociedad/2020/08/09/libros/1135648.html

Categorías

Artículos

Etiquetas

, ,

Deja un comentario

Dickens, adaptador y lector – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: