Jorge Luis Borges: hace 35 años salía el libro con el que se despidió de la vida

Por: Daniel Mecca

“Soy tierra, cansada tierra”, decía en “Los Conjurados”, de 1985. Este lunes se cumplen 121 años de su nacimiento.

Ingenioso, dirá que su meta era el olvido. Lejos, muy lejos de eso, este lunes 24 de agosto se cumplen 121 años del nacimiento del autor de El Aleph pero, también, este año es el 35° aniversario de su último libro: el poemario Los Conjurados (1985). Si la meta es el recuerdo, Jorge Luis Borges llegó primero.

El 26 de noviembre de 1974 escribió: “Que yo sepa, nadie ha formulado hasta ahora una teoría del prólogo”. Lo dijo, claro, en un prólogo, el de su libro Prólogos con un prólogo de prólogo.

Esto es importante. Por dos razones: la primera porque sus prólogos son manuales de literatura. Léanlos todos juntos. Es un libro aparte. La segunda clave está en este último prólogo de Los Conjurados: es el entrenamiento de su adiósBorges morirá un año después en Ginebra. El 14 de junio de 1986.

Ese escritor. Jorge Luis Borges pensó en su final. Foto: Luciano Thieberger.

Ese escritor. Jorge Luis Borges pensó en su final. Foto: Luciano Thieberger.

Arranca Borges“A nadie puede maravillar que el primero de los elementos, el fuego, no abunde en el libro de un hombre de ochenta y tantos años. Una reina, en la hora de su muerte, dice que es fuego y aire; yo suelo sentir que soy tierra, cansada tierra. Sigo, sin embargo, escribiendo. ¿Qué otra suerte me queda, qué otra hermosa suerte me queda?”.

Este Borges, que se despide, desecha el fuego y el aire y se queda con la tierra. “Sólo podemos dar lo que ya es de otro” dictó Borges para este prólogo, en 1985, en una de sus patrias, Ginebra. Y sumará una “Inscripción” por segunda vez en su obra. Será una dedicatoria del libro a María Kodama en la que dice: “Sólo podemos dar lo que ya hemos dado. Sólo podemos dar lo que ya es del otro”. Hermoso.

Datos: la primera edición de Los conjurados se publicó en Madrid, por Alianza, en 1985 y desde 1989 pasó a formar parte de sus Obras Completas III (1977-1985), editado en Buenos Aires por Emecé. El título, Los Conjurados, refiere al texto breve que concluye el libro y alude al nacimiento de la Confederación Helvética en 1291 por un grupo de conspiradores. Típico de Borges.

“Una reina, en la hora de su muerte, dice que es fuego y aire; yo suelo sentir que soy tierra, cansada tierra”

El libro está cargado de referencias históricas, literarias y autobiográficas: la muerte de Cristo en la cruz; el anhelo de ser Raskolnikov (personaje del ruso Fiodor Dostoievski); enumeraciones a lo Walt Whitman; los números transfinitos; menciones a Don Quijote; a Sherlock Holmes; su abuela Francis Haslam; a su gato Beppo.

La Guerra de Malvinas

En Los conjurados, Borges incluyó una prosa breve titulada Juan López y John Ward que había sido publicada originalmente en Clarín el 26 de agosto de 1982. Se trata de un texto sobre la Guerra de Malvinas. Habla de dos jóvenes, uno argentino y otro británico, ambos amantes de la literatura, ambos enterrados en la nieve continental, y una trama que busca revivir la tragedia de Caín y Abel denunciando la guerra.

Juan López y John Ward

El texto de Borges, en Clarín


“Después de su publicación en Clarín, el poema fue tomado por el movimiento anticonscripción que se había formado después de la guerra de Malvinas, y exhibido en afiches sobre las paredes de Buenos Aires”, precisa Edwin Williamson en la biografía que escribió sobre el escritor.

En aquellos años, Borges -partidario de la Revolución Rusa, radical, antiperonista y anarquista, según las épocas- había pasado del apoyo a la dictadura de 1976 a recibir a las Madres de Plaza de Mayo. Conmovido por sus antepasados británicos, Borges verá azorado el nacionalismo en torno a Malvinas.

De este modo, Borges sumará a Los Conjurados otro poema sobre este conflicto bélico: Milonga del muerto. Allí escribirá sobre un joven soldado argentino: “Lo sacaron del cuartel, / le pusieron en las manos / las armas y lo mandaron / a morir con sus hermanos”. Y además: “Oyó las vanas arengas / de los vanos generales”.

Los paraísos perdidos

Ricardo Piglia lo explicó mejor que nadie: luego de quedarse ciego, Borges perdió su capacidad de corrección y, por tanto, sus obras posteriores no están “a la altura” de lo que fueron sus dos libros fundamentales de los años cuarenta y que sacudirían la literatura: Ficciones El Aleph.

Dicho de otro modo: el Borges que va de los años cincuenta a ochenta creará prosas breves, cuentos y poemas memorables como El otroPoema de los donesBorges y yoUlricaEl libro de arena diferentes, de todos modos, de los de la época de Tlön, Uqbar... o Pierre Menard, el autor del Quijote.

Ya con prestigio internacional, el Borges de la ceguera vuelve a la poesía que lo había caracterizado en los años veinte cuando publicó la trilogía Fervor de Buenos Aires, Luna de enfrente y Cuaderno San Martín.

No ve: solo le quedan la memoria y el color amarillo. Es este Borges el que llega a Los Conjurados.

Como escribió en su poema Posesión del ayer: no hay otros paraísos que los paraísos perdidos.

Fuente de la Reseña:

https://www.clarin.com/cultura/jorge-luis-borges-hace-35-anos-salia-libro-despidio_0_NDwhguG5N.html

mariamsarraute Ver todo

Docente - Investigadora Educativa.
Venezolana.
Doctora en Cs. de la Educación, Magíster en Desarrollo Curricular y Licenciada en Relaciones Industriales.

Deja un comentario

Jorge Luis Borges: hace 35 años salía el libro con el que se despidió de la vida – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: