Ayudando a mi hijo con la educación en línea

Por  Juan Parke 

La nueva era que enfrentamos, el siglo XXI, la pandemia mundial del covid-19, o simplemente los adelantos tecnológicos que vivimos diariamente, han impactado la educación de forma exponencial.

La realidad es que la mayoría de los sistemas educativos, aún no están preparados para una educación ciento por ciento virtual u online, pero es un hecho que ya se está implementando debido a la catástrofe mundial que se está viviendo con la pandemia del siglo.

Las nuevas tecnologías de la educación llamadas TIC (tecnologías de la información y la comunicación), están cambiando totalmente la forma de enseñar y por consiguiente de aprender. El objetivo de las tecnologías de la información y la comunicación en el ámbito educativo es, mejorar y favorecer tanto la docencia como el aprendizaje.

Las tecnologías de la educación aportan muchos valores, como la solidaridad, el respeto o la igualdad, y pueden ser fomentados a través de las nuevas formas de transmitir los contenidos de aprendizaje.

Pero debido a tanta información nueva en manera de tecnología y de comunicación, a un gran sector se le está haciendo difícil el poder completar el proceso de enseñanza y ­­­­aprendizaje, esto no debería ser así, ya que la función de las TIC, es simplificar y mejorar el aprovechamiento de la educación.

El por qué se está dificultando tanto, es por que los planes actuales aún no están diseñados para ser impartidos en su totalidad de forma online, ya que todo está diseñado para ser trabajado de forma presencial, y no existen culpables inmediatos, simplemente es parte del retraso que vive la educación actual, y debido a la contingencia mundial se ha tenido que cambiar de una manera acelerada.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo con las nuevas tecnologías de la educación?

Lo primero es que como padres de familia seamos los primeros en actualizarnos, que nos adentremos en conocer las nuevas plataformas que están usando en las escuelas de nuestros hijos.

Es conveniente la comunicación con los docentes, siempre manteniendo una actitud positiva por ambas partes, recordemos que los profesores también están aprendiendo a usar las nuevas tecnologías de la educación.

Hagamos a nuestros hijos comprender que nosotros como padres pensamos que la educación es algo importante, y que hay que cumplir con la tarea escolar. Nosotros le podemos ayudar a nuestros niños con los deberes escolares de diferentes formas, tales cómo, apartar un lugar especial para que el niño estudie con el dispositivo móvil o con la computadora, fijando una hora para hacer la tarea, y eliminando las distracciones cómo el televisor y llamadas sociales.

Para organizarse y generar un “día predecible” será necesario instalar rutinas de trabajo que contemplen espacios y horarios predefinidos para encarar las tareas escolares. Lo importante será lograr un equilibrio entre estas actividades y los tiempos de recreación y ocio. “No olvidemos que los niños son niños, y deben jugar por sobre todas las cosas. Es importante recordar también que los niños deben ser capaces también (según su edad, claro está) de administrar su propio tiempo e intervenir en la planificación de sus actividades. La saturación de actividades también puede generar estados de ansiedad, no le tengamos miedo al aburrimiento en los niños.

Otro punto muy bueno es conversar sobre lo estudiado, generando un espacio de diálogo y escucha familiar, donde los adultos demuestran interés y valorizan las actividades de los niños dando lugar a que compartan no sólo lo que hicieron, sino también cómo se sintieron, qué cuestiones llamaron su atención, qué cuestiones lo sorprendieron, cuáles le costaron más y cuáles le aburrieron.

El ambiente donde nuestros hijos deben estudiar, debe ser tanto físico como psicológico, un medio confortable, donde los pequeños no escuchen o sientan un estrés, producido por nosotros, sus padres, como resultado de las nuevas formas de aprendizaje. Nuestros hijos están más que familiarizados con las nuevas tecnologías, es importante formar un equipo para juntos poder afrontar estas nuevas formas de aprender.

El internet ha venido a facilitarnos totalmente nuestra vida, todo lo que no podamos entender, referente a nuevas plataformas, tecnología y las TIC, lo podemos buscar en la red, será imperativo que desarrollemos nuestra capacidad de aprendizaje, convirtiéndonos en padres autodidactas y auto enseñables.

Otro aspecto muy importante que debemos seguir como maestros y padres, es promover que se haga un uso responsable de estas tecnologías y, reforzar así la seguridad de los menores.

El internet se va a convertir en nuestro mejor aliado en la educación de nuestros hijos, pero como padres debemos prepararnos, saber y estar un paso adelante en las nuevas tecnologías de la educación, el internet no es una moda, la situación cambió y no regresará a la forma antigua de hacer las cosas, y a la forma pasada de educar, el tiempo de actualizarnos en pro de nuestros hijos es ahora, es inmediatamente, y dependerá de nosotros el poder ayudar a nuestros hijos a enfrentar el siglo XXI, el mundo cuyos cambios son diarios y de una forma extraordinariamente rápida.

Fuente:

Ayudando a mi hijo con la educación en línea

Deja un comentario

Ayudando a mi hijo con la educación en línea – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: