Josep Albiol: «No abrir las escuelas sería un fracaso social colectivo»

Por: Daniel Vicente Castellón

 

¿Cómo valora la FAMPA el presente arranque de curso escolar? ¿Pesa más el miedo o las ganas?

El miedo, la preocupación y la incertidumbre existen, son emociones normales en esta situación y no las escondemos. Estamos viviendo una situación nueva completamente y sin precedentes pero también hay que pensar en lo que ya hemos superado y vivido en otros momentos. Las personas nos enfrentamos a retos nuevos continuamente: nuevo trabajo, nuevos miembros en la familia, problemas inesperados… Por eso, pienso que podemos convivir y hacer frente a esto que nos viene este curso, es un reto. Además, creo que no abrir las escuelas sería un fracaso social colectivo porque hay otras áreas que se han puesto en marcha y la educación es un derecho básico y esencial. Entre todos, lo estamos superando

¿Qué opina de la gestión de la Conselleria de Educación sobre el tema? ¿Ha faltado coordinación?

A todos nos ha superado el tema porque nadie se lo esperaba. Al inicio de la pandemia faltó coordinación en los medios para la enseñanza telemática: hubo fallos en plataformas, incidencias, falta de directrices genéricas… Una vez superada esa etapa inicial, creo que sí que ha habido mejor coordinación. De hecho, la puesta en marcha de espacios para el diálogo como es el caso del Foro Valenciano de la Educación demuestra una preocupación por parte de la administración de escuchar a todos los actores y diseñar un plan consensuado para la vuelta a las aulas. Creo que esto es muy importante y, además, se ha tenido como ejemplo para otras comunidades.

¿Qué medidas no atendidas exigen a la Generalitat Valenciana? ¿Y a los docentes?

Nos gustaría que hubiera más mecanismos que facilitaran la conciliación. Siempre ha sido una de nuestras reivindicaciones pero cuando irrumpió la pandemia aún se vio más claramente y lo vemos ahora también. Durante la educación en el confinamiento las familias fuimos un agente esencial para apoyar a nuestros hijos e hijas en su educación y fuimos el nexo de unión entre la escuela, los docentes y el alumnado. En muchas ocasiones, tuvimos que gestionar todo esto con nuestros trabajos o teletrabajos y fue realmente difícil. Por eso, también nos gustaría que hubiera más formación telemática para las familias y más empatía por parte de los docentes y, por supuesto, de las familias con ellos. Está por ver lo que sucederá ahora con la conciliación cuando un niño o niña tenga que guardar cuarentena, realmente es importante que se facilite esa conciliación a la que nos referíamos. Por otra parte, sería positivo que hubiera información más puntual, con más previsión y menos cambios a última hora.

¿Consideran que hubiera sido buena idea permitir una modalidad on line para aquellos que tienen miedo de volver a clase?

Es un tema complicado porque no es tan simple de poner en marcha. Permitir una modalidad on line implica doblar los recursos. Por ejemplo, un docente no tendría tiempo en su jornada para hacer educación presencial y diseñar a la vez esos contenidos en formatos on line. Se debería de contratar más profesores y profesoras para garantizar este servicio y eso ocurre con todo lo demás. Además, la educación a distancia solo está regulada en el Estado a partir de la ESO. En nuestro caso, apostamos directamente por las clases presenciales. No solo por la calidad de la enseñanza sino porque creemos en la función socializadora de la escuela y la presencialidad es el único formato que garantiza el acceso y la igualdad de oportunidades para todo el alumnado. Por supuesto, entendemos la preocupación y el miedo de las familias ante esta situación.

¿Creen que la figura del enfermero escolar se hace más necesaria en este contexto?

Sí, pero creemos que debe estar necesariamente integrada en el sistema sanitario y educativo. También es cierto que no se puede improvisar, hay que adaptar los currículums, espacios de trabajo, etc. No es simplemente poner ahí esa figura y ya está, debe haber un trabajo detrás.¿Cómo ha aumentado la actividad de la FAMPA en esta crisis sanitaria?FAMPA lleva ya muchos años trabajando para las AMPA y la escuela pública. Desde que se incorporó Silvia, la anterior presidenta, se relanzó la entidad y ahora continuamos trabajando en la misma línea. Quizás desde la crisis sanitaria se esté visualizando más la actividad de la FAMPA a nivel mediático porque la actualidad manda y ahora el foco está en lo sanitario y en lo educativo pero realmente siempre hemos estado ahí. Buena muestra del apoyo recibido y valoración del esfuerzo es que es la provincia con mas afiliación (casi el 100 % de las AMPA de la publica está afiliado y eso no sucede en ninguna otra provincia)

¿Consideran que la seguridad en las aulas está asegurada?

Es difícil anticipar esa respuesta porque no tenemos casos ni experiencias anteriores para podernos acoger y actuar de forma repetitiva. Tampoco podemos comparar las actuaciones que se están poniendo en marcha con medidas anteriores porque no las hay. Esto es nuevo, nunca ha sucedido y cuando nos enfrentamos a cosas que nunca hemos padecido, pueden suceder cosas que no están previstas. Evidentemente, pueden surgir imprevistos y problemas, el riesgo 0 no existe, pero se ha trabajado al respecto durante meses.

¿Qué proyectos educativos aun echan en falta en la provincia de Castellón?

Nos gustaría que hubiera más escuelas e IES con horarios flexibles y proyectos innovadores en infantil con extensión a primaria. Podríamos hablar también de una mayor participación en proyectos europeos y del refuerzo de proyectos singulares (de bachilleratos diferentes como el Batxibat – batxillerato francés- que ya está pero que se debería extender y promocionar), así como ciclos innovadores de FP.En materia de conciliación,

¿qué solicitan a las administraciones?

Es una cuestión muy importante porque supera al ámbito estrictamente educativo y afecta ya al social y laboral. Por eso, creemos que es en estos dos últimos entornos donde se debe regular. La escuela no está aislada, participa de forma importante en la sociedad y ésta tiene que hacer también su esfuerzo. Ahora que la pandemia nos ha enseñado lo importante que esta cuestión, esperemos que no se nos olvide y se haga esfuerzo en este sentido. Faltan medidas que no perjudiquen económicamente a las madres y padres trabajadores. Coincidimos con CEAPA en que se debería de diseñar un plan nacional para acabar con este problema estructural.

 

Fuente:

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/castellon/2020/09/06/5f552509fc6c8389068b45d6.html

Deja un comentario

Josep Albiol: «No abrir las escuelas sería un fracaso social colectivo» – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: