Literatura infantil chilena (1821-2002)

Por http://www.memoriachilena.gob.cl

Los primeros textos de literatura infantil editados en el país datan del período en que se instauró la imprenta en Chile en 1812. Fueron libros de carácter pedagógico y religioso, escritos en su mayoría por sacerdotes españoles con el fin de educar a los niños chilenos.

Con el cambio de siglo, surgieron nuevas tendencias y autores cuya preocupación central fue educar mediante métodos más didácticos. Así, en 1908 apareció la primera revista chilena para niños, El Peneca, creada por la Editorial Zig-Zag. En las décadas posteriores surgieron otras revistas similares, además, fueron publicados los primeros cuentos de escritores chilenos, entre ellos cabe destacar Aventuras de Juan Esparraguito o el niño casi legumbre, de Agustín Edwards, un verdadero tesoro bibliográfico. Otros precursores fueron: Blanca Santa Cruz Ossa, Henriette Morvan (la Damita Duende) y Ester Cosani, quien trabajó posteriormente con su hija Beatriz Concha.

En este mismo período de auge de la literatura infantil, aparecieron otros escritores que inauguraron una cuentística más apegada al folclor y a las tradiciones populares. Los primeros fueron: Ernesto Montenegro, autor de Cuentos de mi tío Ventura (1938) y Marta Brunet, quien publicó Cuentos para Marisol (1938) y Por qué el Petirrojo tiene el pecho rojo. Luego, vinieron Maité Allamand con su libro Alamito el largo (1950) y Carmen de Alonso, quien se inspiró en relatos orales y leyendas.

En esta misma época, Gabriela Mistral compuso poesías dedicadas a los niños, principalmente en sus obras Tala y Ternura. Posteriormente, otros poetas siguieron esta iniciativa y escribieron poesías para la infancia, muchas de las cuales han sido incluidas en antologías.

Un paso importante para la literatura infantil en Chile fue la fundación del IBBY (International Board on Books for Young People: Organización Internacional para el Libro Juvenil) en 1964. Gracias a esta organización, por fin los escritores pudieron reunirse para realizar actividades en conjunto e impulsar nuevas publicaciones.

Las nuevas tendencias se iniciaron con Marcela Paz y Hernán del Solar. Renovados autores contemporáneos aparecieron para escribir cuentos distintos y de diversas índoles. Entre los autores más destacados están: Alicia Morel, María Silva Ossa, Lucía Gevert, Cecilia Beuchat, María Eugenia Coeymans, Felipe Alliende, Víctor Carvajal, Saúl SchkolnikManuel Peña Muñoz, Héctor Hidalgo, Manuel Gallegos, María Luisa Silva, Jacqueline Balcells y Ana María Güiraldes.

Con el tiempo, la literatura infantil en Chile se ha especializado, ya sea por la colaboración de grandes ilustradores, como por la puesta en marcha de editoriales que mejoraron la calidad de las publicaciones.

Por otra parte, en los últimos años han surgido estudios que han ayudado a una mayor difusión de esta literatura. En este ámbito Manuel Peña Muñoz, escritor e investigador ha colaborado con numerosos libros críticos, donde reúne la labor de escritores de literatura infantil, tanto chilenos como latinoamericanos.

Fuente del artículo: http://www.memoriachilena.gob.cl/602/w3-article-724.html

Fuente de la imagen: http://www.memoriachilena.gob.cl/602/w3-article-69494.html

Deja un comentario

Literatura infantil chilena (1821-2002) – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: