Acompáñalos en su aprendizaje

Por Adoración Castelán

Esta crisis sanitaria ha cambiado por completo la rutina diaria de mayores y pequeños. Durante meses, gran parte de la población ha tenido que seguir de manera estricta un confinamiento con el objetivo de frenar la pandemia con la que se comenzó a convivir desde el mes de marzo. En el caso de los niños y jóvenes, han tenido que aprender a estudiar a través de una pantalla y a buscar distracciones dentro del hogar y con la familia.
Los estudiantes de cualquier nivel se encuentran en pleno proceso de adaptación, y surgen interrogantes, miedos y mil dudas por parte de los adultos que se encuentran al cuidado y siendo la guía de ellos. ¿Y ahora qué?, ¿cómo se debe afrontar psicológicamente este nuevo periodo de transición a la ‘nueva normalidad‘ en donde el aprendizaje se está viviendo dentro de la casa?
Ana Karina Díaz García es Licenciada en psicología con una Maestría en terapia familiar y sabe perfecto que este es un tema al que se le debe prestar atención y en el cual alumnos, padres de familia y maestros deben trabajar en conjunto para afrontarlo de la mejor manera, en donde las emociones se encuentren dentro de la atención de los adultos y se procuren cómo debe hacerse, creando con esto que la adaptación sea menos difícil para todos.
“Muchos alumnos sienten agobio y constante presión, debido a que perciben un incremento de responsabilidades y una disminución de los tiempos de juego, diversión y convivencia con sus compañeros y amigos. Además del hecho de tener que compartir espacios y dispositivos electrónicos. Sin mencionar las dificultades familiares y fallecimientos a su alrededor. Cabe resaltar que los alumnos no son los únicos, los docentes están pasando por la misma experiencia donde viven presión por intentar hacerlo bien, porque los contenidos se aprendan, por aprender herramientas tecnológicas, etc. Y ellos también han perdido espacios de convivencia y retroalimentación con sus colegas. Todos estamos en el mismo barco”, comenta la psicóloga con cinco años de experiencia.
Más que mantener el control, se trata de acompañar y hacer reflexionar a los hijos sobre lo que están sintiendo y que dejen de pelear con sus emociones; muchos no quieren sentirse nunca aburridos y el aburrimiento es un regalo para despertar la creatividad y un espacio para concentrarte en ti mismo.
“Deja de luchar con que las cosas deben ser como antes o con no sentir enojo o tristeza. Todas las emociones son útiles y necesarias y nos señalan lo que debemos mejorar; el problema es cuando no logramos entenderlas, eso es lo que los padres pueden hacer, ayudar a través de preguntas reflexivas a que ellos obtengan sus propias respuestas”, explica la también maestra en terapia familiar.

Toma nota

La psicóloga Ana Karina Díaz propone tres maneras para que los adultos puedan acompañar al estudiante en casa, respetando sus emociones y manteniendo el control.
II Prueba con preguntas como: “¿Qué paso contigo?, ¿qué sientes?, ¿qué crees que tu enojo/tristeza/ansiedad intente decirte?, ¿cómo te gustaría que esto se resolviera?, ¿es posible?, ¿cuál podría ser una opción posible?, ¿cómo puedo ayudarte yo? Si no quiere hablar en ese momento, decirle que lo respetas y que puede buscarte cuando quiera hablarlo. Los limites deben seguir firmes.
Tienes derecho a estar molesto pero no a lastimar a los demás, busca una manera de sacar tu enojo en la que no te lastimes a ti ni a nadie. A los niños pequeños podemos crearles un ‘rincón de las emociones’, es decir, poner tapetes de colores, colocar una almohada, algún muñeco favorito, libretas, lapiceros, el objetivo es que el niño al sentir enojo pueda pegar (almohada) o jugar con sus muñecos favoritos cuando se sienta triste, escribir lo que siente, etc., y poner amuletos de la buena suerte, decorarlo al gusto del niño.
II Procura que hayan límites físicos en casa, es decir, que cada uno pase tiempo en su cuarto, tanto la convivencia como la privacidad son importantes para la salud emocional.
II Que ellos mismos empiecen por ponerse limites en sus horarios, como todo es nuevo la tarea se está extendiendo más de lo usual, trabajan donde duermen, pareciera que no hay espacios para descansar. Usar horarios y cambiar escenarios, dentro de lo posible poner música tranquila de fondo, abrir ventanas, iluminar bien. Usar lentes de vista cansada.

Fuente:

https://www.diarioelmundo.com.mx/index.php/2020/09/24/acompanalos-en-su-aprendizaje/

Fuente de la Imagen:

https://rpp.pe/vital/vivir-bien/educacion-a-distancia-consejos-para-reforzar-la-colaboracion-entre-el-colegio-y-la-familia-noticia-1276051

Deja un comentario

Acompáñalos en su aprendizaje – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: