Educación gratuita: una exigencia pospandemia

Por: David Auris Villegas*

Nos han contado que la educación es un instrumento de equidad. ¿Será cierto? Los expertos argumentan, la educación sobrevive a duras penas en la esfera estatal, debido al liderazgo de gobiernos y funcionarios deshonestos y acartonados. De ser cierta esta tesis, somos cómplices al aniquilar los sueños de construir, una sociedad más justa, esgrimida por la ODS al 2030.

Paradójicamente esta inequidad, se forja en el proceso educativo, en países en vías de desarrollo como Perú, con una espantosa educación básica estatal y una educación básica privada elitista. Acentuada más, esta brecha, durante el flagelo del Covid-19, como evidencia el Informe GEM 2020 de la Unesco.

Petardeando nuestra convivencia solidaria que es el norte del siglo XXI, el discurso privatizador de la educación de acuerdo al modelo neoliberal, está segregándonos. Mientras, la educación pública, como alternativa de resistencia orgánica, es nuestro mejor salvoconducto, para asegurarnos el porvenir y nuestra sobrevivencia como manifiesta Chomsky.

El caso peruano y latinoamericano es sorprendente. La educación estatal subsiste con menos de 6% del PBI. Gran parte del presupuesto se destina al gasto burocrático sobrecosteado. Magro sueldo magisterial. Como está dirigido a la mayoría, montan un currículo anclado en el pasado. Estudiantes sin acceso a internet e inevitablemente domesticados por un ecosistema educativo, impuesto por grupos de poder confabulados con gobernantes y astutos políticos.

Aunque parezca una utopía, erradicar la educación privada que excluye a millones de personas, significaría una arremetida mortal contra la inequidad. Manuel Bello, nos sugiere una sola educación básica gratuita para todos los niños y niñas, con el objetivo de generar espacios de desarrollo sostenido.

Probablemente esta utopía, hará posible desafiar a la incertidumbre del mañana. ¿Acaso la sociedad no estallará al verse asediado por los más ricos como producto de un sistema mundial corrupto e inequitativo? ¿Es justo que millones de personas, no accedan a una mejor vida a través de una educación de calidad?

La retórica de la resiliencia recorre el planeta como antídoto contra la pandemia. Pues bien, a partir de ello, replanteemos una política educativa de largo aliento centrado a conferir oportunidades a los niños y niñas sin ninguna segregación, exclusión y estigmatización como nos recomienda el reporte del 2020 de la Unesco.

¿Quiénes son los ideólogos de la educación estatal peruana y de otros países pobres? Son los funcionarios y tecnócratas con postdoctorados, quienes perfilan el tipo de educación a ejecutarse en las escuelas estatales, al que curiosamente no asisten sus hijos, van a las mejores escuelas privadas.

En este sentido, globalizar la educación básica estatal, puede sonar absurdo y descabellado si la dirección continúa en las manos de ciegos gobernantes y políticos, financiados por los grupos de poder, quienes no aceptan la convivencia pedagógica de sus hijos con los hijos de sus subordinados.

Pero, si esa educación estatal recae bajo el liderazgo de los expertos científicos, toda la sociedad estaríamos obsesionados por mejorar su calidad. Ya que una educación básica gratuita para todos y de calidad, es un derecho natural, es más, es un valor ético y democrático según Federico Mayor Zaragoza.

En suma, apostar por un paradigma de educación básica gratuita para todos y que ella, esté liderada por un equipo científico y multidisciplinario, vigilada por la sociedad, quizás sea nuestro gran negocio del siglo. En esa línea, desafiemos esta utopía pedagógica. De lo contrario, transitaremos garabateando inteligentes discursos de equidad para la nada.

Fuentes:

 

*David Auris Villegas. Escritor y pedagogo. Teórico de la educación para el desarrollo sostenible.

Fuente del Artículo:

Educación gratuita: una exigencia pospandemia.

mariamsarraute Ver todo

Docente - Investigadora Educativa.
Venezolana.
Doctora en Cs. de la Educación, Magíster en Desarrollo Curricular y Licenciada en Relaciones Industriales.

Deja un comentario

Educación gratuita: una exigencia pospandemia – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: