Poesía de Juan Carlos Sánchez Palma

Chile

 

Viento soy

Viento soy

Me muevo

entre tus dedos

soplo el contorno

de tu rostro,

paso entre

cada fibra

de tu pelo

atravieso travieso

tu ropa hasta que

entro en ti

de forma minúscula,

particulado

me interno

en tus sentidos.

 

El día después

Heriste mi alma con su cuello roto,

quedó tendida en un piso oscuro

y en la temible noche venidera

me tiritan las manos y me sangra la piel.

Cubro de llanto el hielo de mi cama,

nublo mis ojos con temores crudos

y  en la penumbra encojo mi soberbia,

exhalo mi impaciencia, estalla mi dolor.

El sueño que un día tuvimos juntos,

desvaneció mis ansias de entregarte

toda mi vida, espacios dedicarte,

aplicarme en el lecho, unirte a mi sentir.

Pero mataste el suero de mi vida,

envenenaste el día con tu sombra

y  de improviso atacas mi cuerpo,

extingues mi silueta, insultas mi existir.

La dulce miel aguó mi desencanto,

despedazado en mi sombra te busco,

desesperado escojo no tenerte,

                                                  interrumpo el silencio

espero el día después.

 

 

Mi Lívido presagio

A Mío

La calle desaparece

si la invade tu contorno

el fondo se vuelve lento

y de un color oscuro

desde que tu cuerpo brilla

desafiante indecoroso

se apagan ya las estrellas

implorando tu venida.

El sol se me va extinguiendo

con lo claro de tu rostro

las manos que me acarician

son de una tela muy suave

respiro sobre tu cuello

exorcizando tu atavío

y el canto de mi promesa

que retiene tu llegada.

La faz de mi bien amada

es mi eterno naufragio

su tono me recuerda

mi lívido presagio

fulgor de madrugada

ardor que a ciencia cierta

renueva las caricias

tumbándonos las puertas.

La claridad empalidece

cuando apareces de pronto

yo ciego de ataduras

me enredo con tu pelo

la sed que se me impone

ante tus labios frondosos

acrecientan el llamado

de mis manos en tu cuerpo.

 

 

Término y huída.

Y salió el puto vidrio quebrado

en centenares de pedazos.

La botella tendida en el piso

Recalcaba su añoralgia

y el vino que corría por cada uno de los trozos

no hacía más que evidenciar

aquel maldito momento.

 

 

 

Erotismo, lanzas, fuegos

Atardeceres para después de encubrir sentidos, placeres, partículas. Desdichas y desamores fruncidos en sombras que calculan miradas de ausencias. Palabras que Juan Carlos las delinea con exhaustivas llegadas y acercamientos.

Leerlo, es sentir tiempos de cuerpos, contornos, blancura, cabellos que sostienen su hoy.

Su voz interior sucumbe al Amor y a la Pasión de su bien amada. Conjuga rencores y vinos, pasados y presentes mezclados.

Su poesía invita a sorber rituales.

Reseña de Carmen Karina

 

 

Reseña biográfica

Juan Carlos Sánchez Palma

Nació en Santiago el 8 de septiembre de 1975. Realizó estudios de ingeniería en la Universidad Tecnológica metropolitana y de pedagogía mención matemática y física en la Universidad de Santiago de Chile, carrera que ha ejercido desde el año 2000.

Se encuentra inserto en el folclore chileno y latinoamericano desde hace más de 20 años a través de la participación como integrante y como tutor en grupos folclóricos como Agrupación Folklórica Crisol y COFUCEN Conjunto Folklórico de la Universidad Central de Chile en las áreas de canto, ejecución instrumental y danza.

 

En su faceta literaria, hace aportes a la poesía a través de su lírica y sus composiciones de cuecas y baladas. Entre sus principales fuentes artísticas se encuentra Patricio Manns, con quien trabajó en el montaje de El Sueño Americano junto a los integrantes de la Agrupación Folklórica Crisol en el año 2005.

 

 

 

 

Fuente de la información:

Sarraute Educación

http://conpieldepoesia.blogspot.com/

 

Fuente de la imagen:

Sarraute Educación

Deja un comentario

Poesía de Juan Carlos Sánchez Palma – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: