¿Por qué son necesarios los datos de más calidad sobre la educación en situaciones de crisis?

Las mayores disparidades en materia de educación surgen a menudo en contextos de crisis. Según las estimaciones, 75 millones de niños entre 3 y 18 años de edad que viven en países afectados por crisis tienen necesidad de recibir con urgencia apoyo educativo. Si deseamos alcanzar el ODS 4 y concretizar los principios esenciales de “que nadie quede rezagado” y de “proporcionar ayuda prioritaria a los más desfavorecidos”, los sistemas educativos deben hacer frente a estos desafíos. Para esto, es indispensable disponer de datos de buena calidad sobre la educación en situaciones de emergencia.

¿Por qué necesitamos datos de calidad sobre la educación en situaciones de emergencia?

Es esencial comprender las necesidades complejas y cambiantes de los educandos, sus entornos y los sistemas educativos en general, en particular ante los desafíos y las amenazas cada vez mayores a los que debemos hacer frente hoy en día, tales como los efectos del cambio climático, las epidemias y pandemias transfronterizas y el aumento de las desigualdades a escala mundial. La carencia de datos de calidad dificulta la promoción y elaboración de programas que respondan a las necesidades de los alumnos afectados por una crisis. Los datos concretos, actualizados, fiables y disponibles no solo son necesarios para hacer frente a las crisis, sino también para llevar a cabo una planificación basada en datos fehacientes en materia de preparación y de prevención. Los gobiernos locales y nacionales que carecen de datos de calidad tienen una capacidad limitada para prepararse o responder de manera eficaz a las crisis, ya que estos datos son indispensables para planificar los diferentes procesos a todos los niveles de los sistemas educativos.

La pandemia de COVID-19 reveló la necesidad urgente de disponer de datos concretos, desglosados, fiables y actualizados sobre la educación en situaciones de emergencia. Aunque la mayor parte de la población mundial se vea afectada por las consecuencias, esta crisis ha golpeado de manera desproporcionada a las poblaciones de migrantes afectadas por los conflictos, los desplazamientos y la vulnerabilidad. Con miras a garantizar que los esfuerzos y logros alcanzados en materia de inclusión puedan mantenerse, y que los obstáculos en materia de educación que enfrentan los educandos que son víctimas de una crisis no perduren ni se agraven durante la pandemia, los datos desglosados y de calidad son necesarios para garantizar que nadie quede rezagado y que las respuestas del sector educativo a la COVID-19, fundamentalmente en el ámbito del aprendizaje a distancia y la reapertura de los centros educativos, sean equitativas.

¿Cuáles son las dificultades vinculadas a los datos sobre la educación en situaciones de emergencia?

En las situaciones de crisis, se dificulta a menudo el acceso a los datos concretos, fiables y actualizados, que en ocasiones son inexistentes. Se dispone de una gran cantidad de datos en numerosos contextos de educación en situaciones de emergencia, pero pocas veces están armonizados y resultan de fácil acceso, y las actividades de acopio, gestión y análisis no están bien coordinadas. Además, los sistemas e instrumentos nacionales de estadísticas en materia de educación, al igual que los sistemas de información para la gestión de la educación (SIGE), se muestran, en general, incapaces de adaptarse a la naturaleza cambiante de las crisis. Por consiguiente, existen grandes deficiencias en cuanto a los datos, que generalmente subsanan las organizaciones internacionales, aun cuando sus instrumentos y sistemas difieren a veces de los sistemas nacionales. Esto puede generar una ruptura entre las respuestas más rápidas y breves y los procesos de desarrollo de la educación a largo plazo que llevan a cabo a menudo los sistemas nacionales. Actualmente y en lo adelante, las crisis son y seguirán creando dificultades complejas y persistentes en materia de educación, que no pueden solucionarse mediante medidas graduales y a corto plazo. Por esto es urgente que la acción humanitaria y la acción en favor del desarrollo, en particular para la educación en situaciones de emergencia, se complementen y procuren cerrar la brecha que tiende a separar estos dos tipos de intervenciones.

¿Qué es un SIGE?

Un Sistema de gestión para la información de la educación (SIGE) es un subsistema de un sistema educativo cuyo objetivo es recopilar, almacenar, tratar, analizar y difundir datos e informaciones sobre la educación. La UNESCO promueve una concepción global y amplia del SIGE, que va más allá de sus componentes físicos o del programa informático utilizado para la recopilación, gestión y análisis de los datos. El SIGE está diseñado según un enfoque sectorial de la educación e incluye, sin limitaciones, datos administrativos emanados de los censos de centros educativos, datos financieros y datos de evaluación y aprendizaje. En esencia, el SIGE abarca el conjunto del “ecosistema de datos” a todos los niveles del sistema educativo nacional.

¿Qué hace la UNESCO para mejorar la calidad de los datos sobre la educación en situaciones de emergencia?

En colaboración con NORCAP y Education Cannot Wait, y el apoyo de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la UNESCO dirige un proyecto con el objetivo de reforzar los sistemas de información para la gestión de la educación (SIGE) y los datos a nivel nacional con miras a mejorar la resiliencia frente a las crisis. Ante la necesidad de disponer de datos concretos y pertinentes en las situaciones de crisis, el proyecto tiene como objetivo garantizar un acceso permanente a una educación de calidad y a espacios de aprendizaje seguros para todos, en particular para los niños y jóvenes vulnerables. El proyecto se inscribe en el marco de un compromiso más amplio por parte de la UNESCO en favor de la inclusión de las personas vulnerables en los sistemas educativos nacionales, haciendo hincapié en las poblaciones afectadas por una crisis.

En el segundo semestre de 2019 se llevó a cabo un análisis del panorama y de los datos sobre la educación en situaciones de emergencia en seis países: Etiopía, Uganda, Palestina, Sudán del Sur, Siria y Chad. Basándose en los resultados obtenidos a partir de estos seis casos de estudio, la UNESCO convocó a una conferencia internacional que tendrá lugar en 2021 y que reunirá a los asociados y partes interesadas provenientes de la comunidad del sector humanitario y para el desarrollo, incluidos los gobiernos nacionales, para que examinen qué camino se debe seguir en el ámbito de los SIGES y datos sobre la educación en situaciones de crisis. La conferencia brindará la oportunidad de estudiar y encontrar soluciones para reforzar los sistemas nacionales, con miras a proporcionar datos concretos que respaldarán las políticas, las estrategias y los programas de preparación ante las crisis, de respuesta y de recuperación. Por otra parte, la UNESCO y sus asociados trabajan en la elaboración de las fases futuras del proyecto, cuya puesta en marcha está prevista para 2021.

¿Por qué es tan importante reforzar los sistemas nacionales?

Corresponde a los diferentes gobiernos actuar en favor de la educación para todos. Estos desempeñan un papel clave como guardianes de la gestión y la financiación eficientes, equitativas y eficaces de la educación pública. Si deseamos liberar el potencial de la educación para todos, incluido para las personas en situaciones de crisis, hay que poner en marcha sistemas educativos más resilientes y reactivos frente a las crisis. Para lograrlo de manera eficaz y sostenible, las autoridades educativas tienen necesidad de disponer de datos de calidad para estar en condiciones de tomar decisiones sólidas y apoyadas en datos fehacientes.

El compromiso adoptado por la UNESCO durante el primer Foro Mundial sobre los Refugiados demuestra la importancia que se le otorga al reforzamiento de los sistemas. En diciembre de 2019, la Organización se comprometió a ayudar a los sistemas educativos nacionales para que incluyeran a las poblaciones desplazadas proporcionando una asistencia técnica en favor del reforzamiento de los sistemas, de la formulación de políticas y la planificación. El trabajo que se lleva a cabo sobre los SIGE y los datos desempeña un papel esencial en la puesta en marcha y realización de este compromiso.

Fuente:

https://es.unesco.org/news/que-son-necesarios-datos-mas-calidad-educacion-situaciones-crisis

Fuente de la Imagen:

Educación primaria: REDUCIENDO LA BRECHA

Deja un comentario

¿Por qué son necesarios los datos de más calidad sobre la educación en situaciones de crisis? – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: