La generación perdida en Latinoamérica: la educación

Por Alberto López

Sin duda la pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto sin precedentes en todos los países del mundo, la realidad es que ninguna nación, sin importar su nivel de desarrollo, contaba con los mecanismos sanitarios o sociales suficientes para responder a los confinamientos y mucho menos para hacer frente a todas sus consecuencias.

No es un secreto que el coronavirus expuso todas las desigualdades en el mundo desde las brechas salariales de género, pasando por las altas tasas de informalidad laboral, la fragilidad de los sistemas hospitalarios, entre muchas otras. Pero quienes están viendo afectado su presente y cuyas consecuencias los seguirán impactando por años, son las nuevas generaciones.

La niñez y la juventud son elementos esenciales en nuestras sociedades, pero para desarrollarse necesitan dos pilares elementales: el acceso a la educación y a un empleo digno. Pero son justo estas dos áreas las que están siendo más afectadas por las cuarentenas; analicemos la primera.

Tras conocerse los primeros casos de COVID-19, las escuelas fueron las primeras que cerraron sus puertas y aunque los gobiernos latinoamericanos han intentado que el ciclo escolar no se paralice, el 60% de las medidas tomadas están enfocadas en el uso de plataformas digitales; es aquí donde la desigualdad es evidente.

Otro aspecto poco analizado es si los profesores cuentan con las habilidades para enfrentar el reto de la educación digital, solo veamos un ejemplo, en Brasil únicamente el 20% de los docentes están capacitados en educación a distancia, de acuerdo una investigación de la UNESCO.

Pero el panorama es aún peor si tomamos en cuenta que en muchos países, particularmente con condiciones más vulnerables, las escuelas son más que centros educativos pues se han convertido en espacios de cuidado y alimentación para los alumnos, así que la suspensión de clases deja indefensos a aproximadamente 85 millones de niños en la región que reciben desayunos y comidas en sus escuelas.

En conclusión, estamos presenciando un fenómeno único en la historia de la humanidad, cuyos alcances aún no somos capaces de dimensionar y, por ende, no estamos actuando en consecuencia; la pandemia nos obligó a entrar de lleno al mundo digital, pero a muchos países los toma sin las herramientas necesarias para hacerlo y, el gran riesgo es que muchos se queden atrás, sobre todo los más vulnerables, es ahí donde entra la labor de la sociedad civil, de todos nosotros, ¿Qué estamos haciendo por nuestras comunidades?

Fuente del artículo: https://www.prensa.com/impresa/opinion/la-generacion-perdida-en-latinoamerica-la-educacion/

Fuente de la imagen: https://dialogopolitico.org/agenda/la-generacion-perdida-en-latinoamerica-la-educacion/

Deja un comentario

La generación perdida en Latinoamérica: la educación – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: