Latido

Por Robert Rivas

Algunos dicen: “He perdido el latido de las palabras.”

 

Y tienen su latido, a veces

Esa es, creo, una diferencia de las palabras con el resto

de los seres vivos: laten solo a veces

El resto del tiempo -o del espacio- porque pueden habitar

cualquiera de esos dos reinos, o ambos a la vez, son mudas

Es decir: pueden decir su sonido sin decir nada

Pero, de tanto en tanto, laten

De ahí provendrá, supongo, la expresión “el pulso de las

palabras”

Alguien sabe colocar los dedos justo justo por donde pasa

(o pasará o pasó) el pulso 

que es huidizo

a veces evidente -al alcance de los ojos-

o fugacísimo

ya que algunas palabras pueden latir una vez sola

en toda la eternidad

O sea que pueden haber latido ya

y no volver a hacerlo nunca

Entonces hay, como le digo, ciertas personas

que saben tomarle el pulso a las palabras

¡a un grupo de palabras, incluso, al mismo tiempo!

Como si alguien pudiese recoger todo el cardumen pasante

entre las manos y los brazos

Personas especializadas en encontrar el latido de ciertas

palabras

 

Y otras, alejadas -también en tiempo y/o en espacio-

que les otorgan, por un misterioso artilugio

o por puro azar desconocido

ese latir

También puede resultar interesante

-para alguien-

saber que la palabra significaba originalmente

dar ladridos – ‘como los perros de caza

cuando olisquean una pieza’

Pensar que los latidos de las palabras nos avisan

de la presencia de algo que buscamos mucho:

de algo o alguien que nos agita

de un animal que o tiembla o nos hace temblar.

 

 

Fuente:http://inutilesmisterios.blogspot.com/2020/10/latido.html

Fuente de la imagen: https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/el-cerebro-silencia-los-latidos-de-tu-corazon-961462437133

 

Categorías

Poesía

Etiquetas

Deja un comentario

Latido – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: