Película, “La Clase”

La Clase

Tras el visionado de esta película, hemos realizado el siguiente análisis:

“La clase” es una película francesa, dirigida por Laurent Catnet, basada en la novela de Francois Bégaden, “Entre les murs”.

Esta historia se desarrolla en uno de los barrios marginales de París, y nos enseña como, en una típica zona suburbana, la fuerte concentración (guetización) de inmigrantes y las difíciles condiciones económicas del barrio entero, sean factores que se repercuten con enorme fuerza en la realidad escolar.

En un principio, puede parecer vacía  y superficial, parece una película que no toma partido, que muestra una realidad crítica sin meterla debidamente a juicio, incluso, a veces, justificándola.

Ahora podemos decir que lo que fue superficial, en realidad, fue nuestro juicio prematuro.

Lo que hace esta película diferente de la mayoría es que quiere mostrar la realidad, en este caso, la realidad escolar, sin mediaciones, o, mejor dicho, no quiere dar ningún mensaje explicito, lo que quiere es que te sientas entre sus muros, mires, escuches y saques tus inevitables conclusiones.

A este propósito, el director deja las escenas desnudas, sin músicas, con encuadres brutos e irregulares, no añade comentarios externos ni nos revela los pensamientos de los personajes, todo esto para obtener una imagen de los hechos lo más imparcial posible, como si estuviéramos en la habitación con ellos.

Como la realidad escolar que tan fielmente quiere enseñarnos la película misma, comienza con el día de encuentro de los profesores antes del primer día de escuela, termina el día de la entrega de las notas y esta pautada por los periódicos, consejos de clase y los consejos disciplinares, al parecer, casi igual de frecuentes.

En primer lugar, nos da una visión general de los profesores, donde se pueden intuir las diferentes personalidades y posturas respecto la practica de la enseñanza, pero, en una cosa, están todos de acuerdo, el trabajo en ese instituto es muy duro y poco gratificante, los niños son problemáticos, la gran mayoría proviene de familias pobres y pocos seguirán los estudios después del instituto.

El caso que toma en análisis la película es el de un profesor al que esta asignada una clase que parece ser particularmente difícil.

A diferencia de sus compañeros de trabajo, el protagonista demuestra una actitud bastante comunicativa y positiva respecto su clase, al que los alumnos responden  a menudo con impertinencias y faltas de respeto. A pesar de todo, se puede notar el aprecio que los chicos le tienen en comparación con los otros profesores.

Los alumnos aparecen menos “diabólicos” de lo que se habría podido pensar por la descripción hecha en un principio por los profesores, al terminar la película también nos daremos cuenta que parecen ser hasta mas inteligentes de lo que se preveía. Como los profesores, son muy diferentes entre ellos, cada uno con sus historias, cada uno con su cultura,  amigos o enemigos que sean, todos pero comparten una cosa: el desafío continuo a la autoridad que se le impone en la clase.

En esta primera parte de la película, entonces, lo que se puede ver claramente son dos frentes compactos y contrapuestos: profesores y alumnos.

A mi parecer la elección de que el protagonista de esta historia sea un profesor muy paciente y amable es fundamental.

Lo que explicita con eso es que, a pesar las buenísimas intenciones del docente, de un método de enseñanza bastante comprometido y podríamos decir, a pesar del afecto que pueda nacer entre profesor y alumnos, la única relación constante posible entre estos dos frentes compactos y contrapuestos en la clase es el conflicto.

Así, todos los días del año escolar los profesores van a trabajar, se frustran porque no obtienen nada de sus alumnos que le faltan el respeto, mientras los alumnos van a clase y se aburren de tener que aprender algo que no tiene nada a que ver con sus vidas y se enfadan de deber respetar una autoridad impuesta que, a menudo, falta del respeto que ella misma pide.

Esta situación parece entonces sin remedio, hay “algo” que destruye las buenas intenciones de ambas partes y es esto el foco de la película.

La estructura escolar, física y no-física, es el personaje oculto de la historia, el verdadero protagonista (o mejor antagonista), lo que hace que todas estas personas con sus inteligencias, sus mejores intenciones, cada vez que entran en las escuelas se encuentran encerrados. En primer lugar, dentro de frentes contrapuestos destinados al conflicto; en segundo lugar, en edificios que parecen “prisiones”, con barrotes en las ventanas y sistemas de juicios y castigos.

Esta película pone en evidencia un sistema hipócrita e ineficaz, que debería ser la respuesta a las situaciones  de marginación y pobreza.

La clase de esta época, es una clase con numerosas etnias, formada por niños por la mayoría de proveniencia pobre, hijos de inmigrantes de primera o segunda generación, a estos se contraponen un cuerpo docente de franceses de clase media, todos blancos, la mayoría de la cual no tiene ninguna idea de lo que es la vida en un barrio marginal o en una familia inmigrante.

La mayoría de los profesores tienen evidentes prejuicios respecto a los alumnos de estas escuelas. No solo los prejuicios hacen que los resultados de la enseñanza se vean comprometidos (efecto pigmalión), sino que también el fracaso de la educación de estos chicos por culpa de este sistema escolar no hará, ni más mi menos, que fundamentar estos prejuicios haciéndolos así más difíciles de   erradicar.

Para concluir, resulta evidente, entonces, que la aplicación de un sistema escolar de este tipo como medida para atender a las desigualdades sociales de un país no solo demuestra ser una medida ineficaz, sino que, además, fomenta la marginación e inmovilidad social.

Fuente

https://dideduc.webnode.es/trabajos-complementarios/analisis-pelicula-la-clase/

 

 

Deja un comentario

Película, “La Clase” – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: