Los puntos clave de la Ley Celaá

Más allá de aspectos polémicos como el uso del castellano como lengua vehicular o las limitaciones a la escuela concertada, la nueva ley destaca que la orientación debe ofrecerse desde Primaria e incorpora otro Bachillerato, entre otras medidas

La octava ley educativa de la democracia española, más conocida como la LOMLOE o Ley Celaá, ha sido aprobada por el pleno del Congreso de los Diputados con 177 votos a favor, 148 en contra y 17 abstenciones. Su tramitación continuará en el Senad, y, en caso de que este no enmiende ni vete, la reforma quedaría aprobada y lista para publicarse en el Boletín Oficial del Estado.

La Ley Orgánica por la que se modifica la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, ha generado opiniones encontradas entre las diferentes fuerzas políticas y sectores de la sociedad desde que se dio a conocer el borrador del proyecto de ley en marzo.

Los aspectos que más debate han suscitado son los relacionados con el tratamiento del castellano, la educación concertada o la educación especial, entre otros que suelen crear controversia cada vez que se cambia una ley educativa. Algunas asociaciones han recordado que la Comisión Europea ha advertido que, si esta no se sostiene en amplios consensos políticos y sociales, será débil y sin recorrido.

A continuación, conoce los aspectos de la LOMLOE que han generado más polémica y otros puntos clave que afectan directamente a los centros…

Los puntos más polémicos de la Ley Celaá

1. El castellano deja de ser la lengua vehicular

La LOMLOE contempla que tanto el castellano como las lenguas cooficiales tengan “consideración de lenguas vehiculares” y que, al terminar la educación básica, todo el alumnado domine plenamente “la lengua castellana y, en su caso, la lengua cooficial correspondiente”. Asimismo, señala en el artículo 89 que las administraciones educativas deberán garantizar el derecho de los estudiantes a recibir educación tanto en castellano como en sus respectivas lenguas cooficiales.

Este punto es uno de los que ha generado más polémica a nivel político y social, pues se piensa que el castellano desaparecería de las aulas en las comunidades donde haya otras lenguas cooficiales, como el catalán, el euskera o el gallego.

La Asociación Nacional de Profesores de la Enseñanza (ANPE), por ejemplo, considera que el hecho de que el castellano deje de ser lengua vehicular “significa que deja de ser oficial y atenta contra el derecho de una parte significativa del alumnado en determinadas zonas de España de recibir las enseñanzas obligatorias en su lengua materna”.

No obstante, la propia ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha defendido durante un pleno en el Congreso que la enseñanza del castellano está garantizada en la ley, y que esta respeta tanto la Constitución como los estatutos autonómicos en relación con este tema.

2. Se establecen limitaciones a los centros concertados

La nueva ley elimina la “demanda social” de los centros concertados, criterio que permitía crear más plazas en este tipo de escuelas si las familias lo solicitaban, aun cuando hubiera plazas libres en los centros públicos. Además, las escuelas concertadas no podrán cobrar cuotas a las familias por recibir las enseñanzas de carácter gratuito.

Asimismo, la LOMLOE señala que tendrán preferencia para acogerse al régimen de conciertos aquellos centros que atiendan a alumnado vulnerable. Con ello, se busca que estos estudiantes desfavorecidos estén repartidos equitativamente entre centros públicos y concertados, para así evitar la segregación. Adicionalmente, se dejará de ceder suelo para la construcción de centros de titularidad concertada y privada.

Otro punto de la ley que afecta a las escuelas concertadas es que, en los procesos referentes a la obtención y mantenimiento del concierto, se dará prioridad a “los centros que apliquen el principio de coeducación y no separen al alumnado por su género o su orientación sexual”, apunta la ley.

Este último aspecto ha levantado controversia, porque conlleva a que los colegios concertados en los que solo hay estudiantes de un mismo género no puedan hacerlo más. Algunos han recurrido a los tribunales y, de momento, en Catalunya los jueces han señalado que los centros concertados podrán seguir poniendo en práctica la denominada “educación diferenciada”, dirigida a estudiantes de un mismo sexo.

3. Se reforzará la educación especial en los centros ordinarios

La LOMLOE apuesta por que la educación especial se imparta cada vez más en los centros ordinarios, para así cumplir con el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible, referente a garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad. Por ello, contempla que, en una década, los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para poder atender en las mejores condiciones a los estudiantes con discapacidad.

No obstante, las administraciones tendrán que continuar prestando apoyo necesario a los centros de educación especial, tanto para escolarizar alumnado que requiere atención especializada como para que “desempeñen la función de centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios”.

Este punto genera controversia porque algunas asociaciones de familias con hijos e hijas con necesidades educativas especiales, como la plataforma Educación inclusiva sí, especial también, consideran que a la larga se cerrarán las escuelas de educación especial. No obstante, la ministra Celaá ha asegurado en una entrevista en TVE que esto no sucederá.

4. La repetición de curso será excepcional y la decidirá todo el equipo docente

La ley contempla que el alumnado apruebe el curso cuando el equipo docente lo decida en su conjunto. Asimismo, se podrá promocionar a los estudiantes con una o dos materias suspensas si el claustro así lo considera, y la repetición de curso se convierte en una medida de carácter excepcional.  No obstante, quienes promocionen sin haber superado todas las asignaturas “seguirán los planes de refuerzo que establezca el equipo docente y deberán superar las evaluaciones correspondientes a dichos planes”.

Este aspecto de la LOMLOE ha sido criticado por ANPE, al señalar que “la búsqueda de promocionar y titular de manera semiautomática al alumnado quiebra los valores de esfuerzo y mérito, y no es la solución contra el fracaso escolar. El alumnado de la enseñanza pública será el más perjudicado por esta medida”.

5. Religión no computará para la obtención de becas o la selectividad

La LOMLOE señala que la asignatura de religión se seguirá ofertando en los centros, pero el alumnado no estará obligado a cursarla. Asimismo, quien decida no cursar la asignatura no se verá obligado a elegir otra similar. Por otra parte, la calificación de la materia no servirá para la obtención de becas ni para la selectividad.

Algunas asociaciones contra la ley aseguran que esta acaba con la religión, pero en realidad la LOMLOE señala que se seguirá impartiendo, aunque será “de carácter voluntario para los alumnos y alumnas”.

Otros aspectos clave de la LOMLOE que afectan directamente a los centros

  • Se aumentarán las plazas en el primer ciclo de Educación Infantil y además se promoverá que estos cursos se incorporen en los centros públicos de segundo ciclo de Educación Infantil y Educación Primaria.
  • La Educación Primaria se estructura en ciclos de dos años académicos cada uno.
  • La educación para la salud, incluida la afectivo-sexual y la educación emocional y en valores se trabajarán en todas las áreas de Educación Primaria y Secundaria. Este tipo de educación se adaptará al nivel madurativo del alumnado.
  • Tanto en Primaria como Secundaria se incorpora en los últimos cursos una asignatura en Valores Cívicos y Éticos. En esta se prestará especial atención al conocimiento y respeto de los Derechos Humanos y de la Infancia, la educación para el desarrollo sostenible y la igualdad de género.
  • Las asignaturas dejarán de dividirse en troncales, específicas y de libre configuración en Primaria y Secundaria, y se establecerán materias obligatorias y optativas.
  • La LOMLOE recupera los Programas de diversificación curricular en la ESO, que habían sido eliminados en la LOMCE. Estos están destinados al alumnado con dificultades para promocionar de 2º a 3º de la ESO, y constituyen una vía alternativa para lograr que los estudiantes con necesidades educativas especiales no abandonen los estudios y logren titularse.
  • La nueva ley de educación plantea la incorporación del Bachillerato General, una nueva modalidad que combinará ciencias y letras. Esta se sumará a las modalidades de Bachillerato  ya existentes: Humanidades y Ciencias Sociales, Ciencias (que a partir de la LOMLOE se denominará Ciencia y Tecnología), y Artes.
  • Se potenciará la FP mediante la creación de nuevos títulos, la mejora de los ciclos de FP Básica y el acceso a la Formación Profesional. En el caso de los ciclos formativos de grado básico, el alumnado que los supere podrá recibir el título de ESO, así como el título de Técnico Básico en la especialidad correspondiente.
  • La educación para adultos será también para los mayores de 16 años con contrato laboral o deportistas de alto rendimiento. Adicionalmente, las administraciones podrán ofrecer programas formativos para personas mayores de 17 años sin cualificación, para que opten a un título de FP o certificación profesional.
  • La LOMLOE señala que se regulará la formación inicial y permanente del profesorado, el acceso a la profesión y el desarrollo de la carrera docente en el plazo de un año a partir de la entrada en vigor de la ley. No obstante, plantea que el profesorado que muestre una clara falta de condiciones para desarrollar su trabajo podría ser removido de su puesto para llevar a cabo otra función.

Los cambios en orientación académica y profesional

La LOMLOE le otorga importancia a la orientación académica y profesional al añadir en diferentes artículos menciones específicas sobre la necesidad de ofrecerla. Por ejemplo, advierte que las administraciones educativas deberán desarrollar “un sistema de orientación ajustado y eficaz, que contribuya a la consideración de todo tipo de opciones formativas y profesionales y fomente la igualdad efectiva de mujeres y hombres”.

Asimismo, la nueva ley educativa hace hincapié en adoptar este enfoque de igualdad de género a través de la coeducación y la introducción en Educación Secundaria de “la orientación educativa y profesional del alumnado con perspectiva inclusiva y no sexista”.

La LOMLOE también destaca la necesidad de ofrecer orientación desde Primaria al señalar que, en el conjunto de la etapa, “la orientación y la acción tutorial acompañarán el proceso educativo individual y colectivo del alumnado”. Y que en Secundaria se prestará especial atención a la orientación educativa y profesional del alumnado.

Algunas voces en contra de la LOMLOE

La Plataforma Más Plurales, formada por asociaciones de familias, alumnado, sindicatos y diferentes colectivos de la educación concertada, han llevado a cabo manifestaciones en diversas ciudades para protestar contra la nueva ley, que para esta entidad “promueve la restricción de derechos y libertades ciudadanas y atenta contra la pluralidad del sistema educativo”.

El Sindicato de Estudiantes señala que “esta nueva ley no servirá para poner fin a los recortes ni rescatará la enseñanza pública de la situación catastrófica en que se encuentra”. Y advierte que aunque la ley limita  a la escuela concertada y las protestas al respecto por parte de partidos políticos de derechas, “se seguirá consintiendo la escandalosa financiación de la que disfruta a costa de la escuela pública”.

Fuente:

https://www.educaweb.com/noticia/2020/11/25/puntos-clave-ley-celaa-19380/

Deja un comentario

Los puntos clave de la Ley Celaá – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: