Educación a distancia ¿tragedia o evolución?

Por Rebeca Feria García*

El Covid-19 no solo abrió el debate sobre el rumbo de la economía y de la salud, también de la educación.

Desde hace algunos años, la educación a distancia es una forma de enseñanza en la cual los estudiantes no necesitan estar físicamente en el aula de clases. En la última década esta modalidad cobró mayor importancia primeramente en la educación continua, permitiendo a profesionistas ampliar su desarrollo académico sin descuidar o dejar de lado su actividad profesional; también, fue una forma de conectar alumnos con instituciones en un país diferente al de residencia, pero sin restar valor curricular.

La popularidad que adquirió este tipo de enseñanza, vinculada al acceso a Internet y por consiguiente al desarrollo tecnológico, ha permitido que toda persona que tenga algo para enseñar, pueda compartir sus conocimientos con cursos online y por el otro lado, quien busque aprender de cualquier tema lo haga, ya que es posible encontrar cursos de todas las áreas.

Recuerdo que, mientras estudiaba la maestría (hace tres años aproximadamente), tenía la opción de elegir algunas 
materias en modalidad online, situación que me vino bastante bien por mis actividades dentro de la posición que ocupaba en la empresa en ese entonces. Recuerdo también que algunos compañeros rechazaban rotundamente esta opción dado que no “eran buenos” para atender una clase virtual, sus razones eran que no lograban ser disciplinados para conectarse o realizar actividades ya planeadas y publicadas en la plataforma, además preferían la interacción face–to–face en su totalidad. Esto último, sin duda permite socializar de forma más natural y ampliar tu red de contactos.

Pero ¿y ahora?, ¿Qué hacemos con este año que ha sido y sigue siendo diferente?, ¿Cómo mudamos todo un sistema a la modalidad virtual, sin bajar la calidad y sobre todo sin perder la atención y valor que le confieren los estudiantes al aprendizaje en las aulas?, ¿cuánto tiempo estaremos así?, Un gran reto para el sector educativo.

En este momento más que nunca debemos adoptar como nuestra la frase de “los tiempos de crisis son tiempos de oportunidades”. Una vez más el mundo ha cambiado y las empresas demandarán nuevas habilidades en los colaboradores.

Las múltiples plataformas digitales a través de las instituciones educativas han brindado aportaciones esenciales para que el modelo educativo no pierda continuidad. Sin embargo, como ya lo mencioné, tal parece que aún hay retos que tienen estas instituciones para el resto del año y muy probablemente para el siguiente.

  1. Resistencia al cambio. Toda crisis supone aprendizaje y esta no fue la excepción. Aprender o reiterar que no controlamos todo, que habrá que implementar planes de emergencia sin saber a ciencia cierta qué sucede y sobre todo, sobrevivir y en la medida de lo posible avanzar.

  2. Capacitación a los docentes en temas tecnológicos. En la actualidad, las herramientas tecnológicas son cada vez más amigables e intuitivas, pero suponer que todos comprendemos su uso es uno de los grandes errores de esta generación. Romper las barreras del uso de la tecnología además de requerirse una herramienta amigable es necesario acompañarla de entrenamiento.

  3. Crear equipos de trabajo colaborativos. El proceso de mudanza y adaptación a un espacio virtual requiere de un equipo que trabaje como tal. Desde la implementación de la plataforma o software, el entrenamiento, desarrollo del contenido, comunicación efectiva, etcétera.

  4. Fortalecer el cuidado y acompañamiento del alumno. Probablemente la parte más compleja. Tenemos nuevas generaciones que piensan y anhelan cosas diferentes a nosotros a su edad, pero al mismo tiempo están más encantados con la tecnología, oportunidad que deben explotar las instituciones educativas para mantenerlos activos e interesados en el aprendizaje y por supuesto, reciban el conocimiento que corresponde al 
nivel educativo.

No cabe duda de que el Covid-19 no solo abrió debate en tema de salud o economía, también el tema de educación. La educación en modalidad online es un tema que estará vigente en la agenda por mucho más tiempo de lo pensado y permitirá continuar con la evolución en el sector educativo.

*Rebeca Feria García es Gerente de Comunicación y Relaciones Públicas de Mexicana de Becas.

Fuente:

https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Educacion-a-distancia-tragedia-o-evolucion-20201205-0020.html

Deja un comentario

Educación a distancia ¿tragedia o evolución? – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: