Retos en la Nueva Escuela Mexicana para erradicar la violencia

Por Ulises Avila, Margarita Euán y Rodolfo Sánchez

“La violencia familiar y de género en todas sus modalidades se ha intensificado durante la pandemia”.

La educación en México enfrenta retos cruciales debido a la pandemia mundial por COVID-19. Este suceso cambió radicalmente las formas de enseñar y aprender. Asimismo, incrementó el estrés, el desempleo, el miedo, y la violencia en todas sus manifestaciones. A medida que la pandemia se prolonga, la violencia contra las mujeres se ha intensificado. En México, según datos de la ONU, “la violencia doméstica contra la mujer aumentó 60 %” en esta pandemia, asegurando que 2 de cada 3 mujeres en edades entre los 15 y 18 años, han vivido algún tipo de violencia.

La violencia en sus múltiples formas se ha manifestado con mayor ferocidad en tiempos de pandemia. Hace nueve meses, cuando en México se iniciaba la lucha contra el virus SARS-CoV-2 y con ello nuevas formas de vida, las cifras de violencia eran ya alarmantes. La violencia familiar y de género en todas sus modalidades distintas a la violencia familiar, citados por el Observatorio de Violencia de Género según datos del reporte de marzo de 2020 de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana en México, incrementaron de 23.4 % a un 100.7 % respectivamente. Es decir, de 147 a 295 delitos en marzo de 2020 respecto al mismo mes de 2019 (p.2). Estas cifras de violencia generalizada son alarmantes y deben ser atacadas desde diversas instituciones y mecanismos, uno de ellos y eje central de la grandeza de los pueblos es la educación.

“El nivel educativo con mayores cifras de deserción en México es la educación media superior, siendo la violencia en sus diferentes manifestaciones el factor prevaleciente por las que un joven deja la escuela”.

La violencia de género

La violencia se facilita por la estructura de violencia misma que existe en México. Un país violentado y acostumbrado a vivir con ella. Al grado de que, en 2017 ocurrieron 70 asesinatos al día; pasando desapercibida esta cifra y el acto, no sólo para la sociedad mexicana, sino aún más grave por el gobierno de esa época. Según el INEGI (2018), “la violencia de género ha permitido que el 66 % de las mujeres haya sufrido algún tipo de violencia y que un 44 % de ellas haya sido violentada por su propia pareja o esposo” (p.2).

Las mujeres forman parte del más del 51 % de la población, sin embargo, tienen un menor acceso a la educación y al trabajo. Según la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017 del gobierno de México recién publicada en 2019. En cuanto a educación, el reporte menciona que en México hay una falta de opciones para las mujeres jóvenes, que incluso han alcanzado un nivel educativo más elevado que los hombres, reflejado también en una separación por género en el ámbito laboral que restringe oportunidades de desarrollo para las mujeres.

¿Cómo construimos una sociedad libre de violencia?, ¿cómo reconocer nuestra esencia humana?, ¿cómo hacer suyos los propósitos educativos desde la percepción humanista de la Nueva Escuela Mexicana?, ¿cómo contribuir en la construcción de una escuela que parta de la perspectiva de los derechos humanos, que esté concebida desde una estructura abierta, que integre a la comunidad y que espera ofrecer “una educación humanista, inclusiva, con perspectiva de género, intercultural, científica y de excelencia”?

El reto establecido a nivel global en la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, en su Objetivo de Desarrollo 4: Educación de calidad, e inmerso en la Nueva Escuela Mexicana (NEM) que espera ofrecer una educación para la paz, es justo el verla como una exigencia inmediata. No sólo de la Educación Media Superior (EMS) sino también de todos los niveles de educación, que van desde el nivel básico, la media superior, hasta el posgrado.

Nueva Escuela Mexicana

En México, a partir de la Reforma educativa de 2018 se dio lugar a una nueva legislación que partió de la modificación a los artículos 3º, 31 y 73, así como en la emisión de una Legislación Secundaria, que determinan la reorientación del Sistema Educativo Nacional para garantizar el derecho a la educación de todo ciudadano mexicano. Dando lugar a un nuevo enfoque educativo que se da desde los “derechos humanos y de la igualdad sustantiva, de incidir en la cultura educativa mediante la corresponsabilidad y el impulso de transformaciones sociales dentro de la escuela y en la comunidad”.

La NEM es la institución del Estado mexicano responsable de la realización del derecho a la educación en todo el trayecto de los 0 a los 23 años, de las y los mexicanos. Esta institución tiene como centro la formación integral de niñas, niños, adolescentes y jóvenes. Su objetivo es promover el aprendizaje de excelencia, inclusivo, pluricultural, colaborativo y equitativo a lo largo del trayecto de su formación, desde el nacimiento hasta que concluya sus estudios, adaptado a todas las regiones de la república. Esta nueva escuela propició el establecimiento de nuevas líneas de política pública para la EMS, mismas que se formularon con el propósito de lograr que los jóvenes accedan a la escuela, permanezcan en la escuela y egresen con los aprendizajes establecidos. Esto conlleva que aprendan a aprender, que los aprendizajes perduren y que se conviertan en jóvenes con valores individuales y sociales para la paz. Para su logro, se requiere de las voluntades y compromiso de maestras, maestros, directivos y supervisores que estén dispuestos a transformarse.

La historia de la educación en el mundo nos permite aseverar que los países con mejores sistemas educativos han apostado por asegurar una delicada, rigurosa, gratuita y obligatoria formación de sus docentes, directivos y personal administrativo y de apoyo, desde la perspectiva de los derechos humanos y el bien común. Lo que ahora constituye el gran reto de la NEM.

La Educación Media Superior en México, es el nivel educativo con mayores cifras de deserción según la encuesta nacional de deserción (nivel desde el que se aborda este artículo). En este nivel la violencia en sus diferentes manifestaciones es el factor más prevaleciente por las que un joven deja la escuela. Según datos de la Tercera Encuesta Nacional sobre Exclusión, Intolerancia y Violencia en Escuelas de EMS, el 72 % de los hombres y un 65 % de las mujeres que estudian la media superior reportan haber sido víctimas de algún tipo de agresión o violencia, ya sea física o verbal de parte de sus compañeros de escuela (2014, p.3).

¿Qué elementos debemos integrar en la escuela para contribuir en la desaparición de las diversas formas de violencia? ¿Qué está haciendo la EMS para contribuir en la construcción de una sociedad libre de violencia para cumplir con el propósito central de la NEM? ¿Estamos en los centros educativos haciendo realidad una educación para la paz que no esté nada más asentada en la Reforma constitucional?

Estas y muchas otras preguntas deberían de ser temas centrales para abordarse en las escuelas, sin embargo, a pesar de la reforma constitucional y de la NEM aún tenemos graves deficiencias para afrontarla. Debido a que todos estamos inmersos en una cultura que ha concebido como natural la violencia, donde la sana convivencia desfallece y la educación para la ciudadanía, la sana convivencia y la paz se han quedado por el momento en estatus de buenas intenciones. Sin concretarse en disposiciones educativas legales realmente implementadas al menos para EMS.

Retos de la educación en México

El gran reto para la educación en México en la Nueva Escuela Mexicana es la construcción como sociedad que perciba a la educación como transformador de la realidad del país. Donde la formación, no sólo directiva, logre impactar en una educación humanista, inclusiva con perspectiva de género, intercultural, científica y de excelencia (NEM, 2019, p.3) que incida en la disminución y erradicación de la violencia, que ofrezca la oportunidad para que las y los jóvenes de México logren y ejerzan su derecho a la educación y trato digno e igualitario.

Necesitamos transformar paradigmas que se logren a través de la formación del personal de las instituciones escolares, garantizar las mismas oportunidades de aprendizaje a todas y todos los mexicanos. Garantizar condiciones de excelencia en el servicio será posible si consideramos la revalorización y la formación docente, directiva, de personal de apoyo y de supervisión de forma holística y obligatoria. Desde la perspectiva de los derechos humanos, para que sea desde ahí la transformación de nuestros jóvenes educandos.

Proponemos el fortalecimiento de los lazos entre escuela y comunidad a través de:

  • Una educación para la paz desde la formación en la NEM

  • La apremiante formación de docentes, directivos y personal de apoyo en la EMS centrada en la formación desde la perspectiva de derechos humanos

  • Formación centrada en la investigación

  • Formación para la certificación docente y directiva

  • La formación para la función directiva que exija horas mínimas por ciclo escolar tanto al aspirante a un cargo directivo como a los directivos en funciones:

    • en la formación para la paz

    • en la formación en la NEM

    • la obligación de cursar un programa de maestría ofrecido desde y para el personal directivo (todo el personal).

    • Formación directiva acorde al contexto de la región donde se ejerce la función.

Se requiere de una formación planteada en la construcción del bien común, no desde el maestro, no desde el director, no desde el supervisor, no de arriba hacia abajo, sino en la construcción del nosotros como un sistema educativo basado en el respeto irrestricto a los derechos humanos.

Es necesaria la integración y colaboración del equipo humano e infraestructura para diagnosticar, atender y dar seguimiento a las y los jóvenes y sus familias que requieran acompañamiento. Asimismo, la emergente contratación de personal especializado como psicólogos, trabajadores sociales, y orientadores que propicie esos espacios que la EMS debe de garantizar para detener la violencia en todas sus manifestaciones, que con los programas existentes no han sido atendidos y disminuidos.

La NEM, es una oportunidad para incidir en la cultura del pueblo mexicano y de cambiar paradigmas en todos los involucrados en el sistema escolar. Se requiere de docentes con pasión, con vocación, con compromiso, con valores, con formación en perspectiva de género.

Contar en las aulas con personal que busque erradicar el machismo hegemónico llamado patriarcado y con la firme convicción de nunca, nunca dejar de aprender, sólo así podremos garantizar no dejar a nadie atrás con una educación inclusiva, equitativa y de calidad.

Acerca de los autores

Ulises Hermilo Avila Sotomayor (ulises.avila@umich.mx) es Maestro en Ciencias Sociales con especialidad en Estudios Rurales. Licenciado en Psicología. Investigador en el área Educativa, en Género, Vejez y Migración. Catedrático en la Facultad de Psicología de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Margarita Concepción Euán Vázquez (meuanv@hotmail.com) es Doctora en Educación. Maestra en Ciencias en Ingeniería industrial y Maestra en Ciencias en enseñanza de las ciencias. Ganadora del Premio Noüs a la Excelencia Educativa de Iberoamérica 2019. Docente de EMS adscrito a la DGETAyCM, Coordinador SEMS con funciones de supervisión en el estado de Tlaxcala.

Rodolfo Alberto Sánchez Ramos (rodox_sanchez@hotmail.com) es Maestro en Investigación Educativa. Tutor en línea en el programa Prepa en Línea SEP. Docente de Educación Media Superior y tutor en línea de la UNAM.

Referencias

Instituto Sueco (2013). Aprender para la vida. Consultado en

https://sweden.se/wp-content/uploads/2013/11/Educacion-en-Suecia-high-resolution.pdf

INEGI (2018). Estadísticas a propósito del día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. Comunicado de prensa núm. 588/18 22 de noviembre de 2018. Pág. 1. Consultado en https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2018/violencia2018_Nal.pdf

Naciones Unidas (2006). Preguntas frecuentes sobre el enfoque de Derechos humanos para la cooperación y el desarrollo.

Consultado en https://www.ohchr.org/Documents/Publications/FAQsp.pdf

ONU (2016). Agenda 2030 para el desarrollo sostenible. ODS 4 Educación de calidad: por qué es importante.

Consultado en https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/wp-content/uploads/sites/3/2016/10/4_Spanish_Why_it_Matters.pdf

ONU mujeres (2019). Hechos y cifras: Acabar con la violencia contra mujeres y niñas.

Consultado en https://www.unwomen.org/es/what-we-do/ending-violence-against-women/facts-and-figures

OVIGEN (2020). ¿Subió la violencia de género en México durante la pandemia de COVID-19? 19 de mayo de 2020.

Consultado en https://ovigem.org/subio-la-violencia-de-genero-en-mexico-durante-la-pandemia-de-covid-19/05/2020/

Secretaría de seguridad y protección ciudadana (2020). Incidencia delictiva del fuero común. pág. 2. Consultado en https://drive.google.com/file/d/1Gdic4NTnr34zpdKCLuhcp_8MPDwSn69S/view

Subsecretaría de Educación Media Superior (2019). La Nueva Escuela Mexicana, Principios y orientaciones. SEP. Pág.3. Consultado en http://dfa.edomex.gob.mx/sites/dfa.edomex.gob.mx/files/files/NEM%20principios%20y%20orientacio%C3%ADn%20pedago%C3%ADgica.pdf

SEMS (2014). Tercera Encuesta Nacional sobre Exclusión, Intolerancia y Violencia en Escuelas de Educación Media Superior. Pág. 3.

Consultado en http://educacionmediasuperior.sep.gob.mx/work/models/sems/Resource/11599/5/images/sems_encuesta_violencia_reporte_130621_final.pdf

Fuente:

https://observatorio.tec.mx/edu-bits-blog/retos-nueva-escuela-mexicana

Deja un comentario

Retos en la Nueva Escuela Mexicana para erradicar la violencia – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: