Evaluación psicopedagógica: en qué consiste, fases y aplicaciones en el contexto escolar

Por Alfonso Pérez Muñoz

Hoy en día, tanto profesionales de la psicopedagogía como docentes deben conocer y saber aplicar de forma adecuada una evaluación psicopedagógica.

La evaluación psicopedagógica es la base de la intervención de la misma, por lo que es imprescindible en el ámbito escolar para analizar los distintos factores que afectan al aprendizaje, identificar las necesidades educativas de los alumnos/as y promover las mejores acciones educativas y sociales que garanticen la inclusión social y el logro de los resultados académicos de los alumnos/as.

Definición, fases y procedimiento de la evaluación psicopedagógica

Tomando como referencia la definición del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (2011-2018), todavía vigente, la evaluación psicopedagógica se define como un:

…proceso de recogida, análisis y valoración de la información relevante sobre los distintos elementos que intervienen en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Sirve para identificar las necesidades educativas de determinados alumnos que presentan o pueden presentar desajustes en su desarrollo personal y/o académico, y para fundamentar y concretar las decisiones respecto a la propuesta curricular y el tipo de ayudas que dichos alumnos puedan precisar en el desarrollo de las distintas capacidades.

En general, la evaluación psicopedagógica se utiliza en evaluaciones individuales de alumnos/as para el diseño personalizado de intervenciones psicopedagógicas, mientras que si lo que se evalúan son grupos o comunidades, lo que se suele utilizar es la evaluación diagnóstica y la metodología de programas; aunque, en general, los procesos y fases, en ambos tipos de evaluación, son muy similares.

Fases y objetivos de la evaluación psicopedagógica

Según Roig, Amador, Abad, Forns y Kirchner (2012), las distintas fases y objetivos de la evaluación psicopedagógica son las siguientes.

  1. Identificar la conducta central, problema o conflicto del sujeto.
  2. Estudio descriptivo de la necesidad, problema o conflicto, en base a entrevistas, cuestionarios y datos de observación. Aplicar aquí clasificaciones diagnósticas generales.
  3. Relacionar la necesidad o problema identificado y descrito con las variables que lo desencadenan, mantienen o modulan, tanto antecedentes como consecuentes, y expresar esas relaciones con el diseño de un modelo hipotético explicativo.
  4. Diseñar un proceso de evaluación y análisis detallado y completo de las diferentes variables y procesos del modelo propuesto, para validar (o no, o en parte) sus predicciones.
  5. Seleccionar las técnicas, instrumentos y procedimientos más adecuados para realizar el análisis diseñado, y proceder a su aplicación.
  6. En base al estudio realizado (descriptivo, explicativo y predictivo), establecer el diagnóstico y las conclusiones finales respecto a los procesos y factores que promueven, modulan y mantienen el problema, necesidad o conflicto.
  7. Identificar, seleccionar y aplicar la intervención psicopedagógica más adecuada según el análisis y las conclusiones de todo el proceso de evaluación personal.

Una de las fases más importantes del proceso de evaluación psicopedagógica tiene que ver con la recogida de la información. En este momento clave del diagnóstico es imprescindible seleccionar las técnicas e instrumentos más adecuados y válidos para cada uno de los factores o procesos que se están evaluando. No hay técnicas o métodos válidos para todos los casos; hay que seleccionar siempre el mejor instrumento y procedimiento para el problema concreto que se está evaluando.

Evaluación psicopedagógica. En qué consiste y fases.

Por último, aunque no menos importante, la evaluación psicopedagógica debe ser siempre multidimensional, en relación con los siguientes conceptos y procesos (Silva, 1982, y Pelechano, 1988):

  • Multifactorial: incluir todos los factores personales (internos) y sociales (externos) relacionados con la necesidad o problema que se está evaluando.
  • Multimétodo: utilizar siempre diferentes métodos y técnicas de recogida de la información (cuantitativos, cualitativos, narrativos, observación…). En cada momento, como ya se ha comentado, los más adecuados.
  • Multifuente: recoger los datos siempre de distintas fuentes (personas, grupos, expertos, docentes, familia…), para aumentar la validez y utilidad de la información.
  • Multijueces: utilizar diferentes jueces, evaluadores o expertos durante todo el proceso de evaluación para aumentar la calidad de todas las decisiones relacionadas con el proceso de evaluación y sus conclusiones.

Aplicaciones de la evaluación psicopedagógica en el contexto escolar

Las necesidades específicas que se evalúan en el contexto escolar, por medio de las evaluaciones psicopedagógicas —para identificar y definir después las mejores soluciones psicopedagógicas—, son las necesidades específicas de apoyo educativo.

Se trata de un concepto amplio que incluye todas las necesidades de apoyo psicopedagógico que se dan en el ámbito escolar. En concreto, las siguientes:

  • Dificultades específicas de aprendizaje: dificultades significativas en la adquisición y uso de la escucha, habla, lectura, escritura, razonamiento o habilidades matemáticas.
  • Necesidades educativas especiales: derivadas de condiciones de discapacidad o trastornos de conducta.
  • Altas capacidades intelectuales.
  • Incorporación tardía al sistema educativo.
  • Condiciones personales (sociales y familiares) y de historia personal (vulnerabilidad).

Evaluación psicopedagógica. En qué consiste y fases.

Algunas de las posibles intervenciones psicopedagógicas de apoyo y compensación a los alumnos/as con necesidades específicas de apoyo educativo, son las siguientes (Martín-Macías, 2010):

  • Toma de decisiones relativas a su escolarización: centro ordinario, centro ordinario con aulas de apoyo, centro especial (solo para casos excepcionales), centros combinados.
  • Propuesta extraordinaria de flexibilización del período de escolarización (por ejemplo, avanzando los cursos en el caso de alumnos con altas capacidades).
  • Elaboración y aplicación de adaptaciones curriculares significativas.
  • Determinación de recursos y apoyos específicos complementarios.
  • Orientación escolar y profesional una vez terminada la enseñanza obligatoria.

Referencias bibliográficas

Martín-Macías, E. M. (2010). Detección de necesidades específicas de apoyo educativo en el centro: evaluación psicopedagógica. Pedagogía Magna, (8), 85-93.

Pelechano, V. (1988). Del psicodiagnóstico clásico al análisis ecopsicológico (vol. 1). Valencia: Alfaplús.

Roig López, F.; Amador Campos, J. A.; Abad Gil, J.; Forns i Santacana. M.; y Kirchner Nebot (2012). Avaluació psicològica (nova edició). Barcelona: Editorial UOC.

Silva, F. (1982). Introducción al psicodiagnóstico. Valencia: La Pau-Promolibro.

Fuente:

https://www.unir.net/educacion/revista/evaluacion-psicopedagogica/

Deja un comentario

Evaluación psicopedagógica: en qué consiste, fases y aplicaciones en el contexto escolar – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: