Nuevos senderos para la educación 2021

Por Julio Zelaya

No hay ámbito que no haya cambiado dramáticamente durante los últimos doce meses. ¿Qué podemos decir de la experiencia universitaria y de educación superior en Latam? Pues que tiene dos opciones: se reinventa o se hunde. Además, podemos asegurar que avanzó en el camino de la innovación forzada, como toda empresa urgida por acercarse a su audiencia.

El sistema de educación superior, previo a la pandemia, enfrentaba serios desafíos, especialmente en su modelo pedagógico estancado en el tiempo. Ahora las universidades han tenido que despertar y están surgiendo nuevas opciones digitalmente nativas, con respaldos de peso que rompen el estigma de la educación a distancia.

En otras palabras, lo que antes se veía como la última opción, ahora se ha convertido en la mejor opción, más aún, la educación a distancia es la opción urgente porque actualizarnos a través de sistemas de formación estructurada es uno de los pilares para la sobrevivencia y aceleración.

Cada vez vemos más alianzas entre universidades, organizaciones y empresas, ya que el divorcio entre academia y sociedad ya no es admisible. Latinoamérica deberá avanzar por esa vía, porque existe una creciente demanda en el mercado de proyectos que hagan viable el desarrollo en diferentes niveles. Ya no es suficiente ofrecer un pénsum de contenidos tradicionales, es necesario ofrecer espacios de investigación y opciones de certificación con aplicaciones prácticas a corto plazo.

Durante la emergencia de transición 2020, las universidades, en muchos casos, adaptaron el modelo presencial a una herramienta digital (la misma enseñanza, pero en Zoom). Sin embargo, el diseño instruccional para entornos digitales es diferente a lo presencial, y se ha visto la necesidad de migrar a modelos híbridos.

Por supuesto que todo el entorno de innovación es emocionante porque nos permite ver la infinidad de oportunidades que surgen: la transformación digital, el acceso a mercados internacionales y a la democratización de educación de calidad.

Creo que no volveremos a ver la normalidad del pasado. Muchas personas, aun con una vacuna, cuestionarán la ineficiencia de movilizarse, de pasar mucho tiempo en tráfico, etc. Las universidades deberán considerar que los estudiantes ya habrán probado el potencial tecnológico y, en muchos casos, no querrán volver a lo tradicional.

Además, la tecnología permitirá lograr desarrollo de competencias a través de experiencias prácticas como la realidad aumentada y la virtual, los simuladores, los modelos de machine learning.

El acceso a internet de alta velocidad sigue siendo una barrera. Sin embargo, en los próximos años será un tema superado, gracias a esfuerzos como SpaceX, Google, entre otros, ya que los modelos de negocio dependen de la conectividad de alta velocidad.
La tendencia es favorable. Se ha acelerado la adopción de diversas plataformas (Zoom, Teams, Canvas, Mentimeter, Mural, entre otras). Hemos experimentado con nuevas modalidades de estudio (Coursera, EdX, Udemy, Kajabi, etc) y nos hemos familiarizado con experiencias en vivo como webinars y lives, así que el futuro es prometedor.

Estamos frente a la era de la especialización y diversificación de saberes compartidos a través de universidades corporativas que potencializan las competencias profesionales a partir de ahora. ¿Qué nueva competencia desarrollarás durante los próximos meses?

Fuente:

Nuevos senderos para la educación 2021

Fuente de la Imagen

Construcción de la “nueva normalidad” en la educación del 2021: ¿crisis u oportunidad?

Deja un comentario

Nuevos senderos para la educación 2021 – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: