Educación indígena: un poco de su historia

Por Alfonso Torres Hernández

A cuatro años de creada la Secretaría de Educación Pública, en 1925 se establece en la ciudad de México la primera Casa del Estudiante Indígena con el objetivo de incorporar al indígena al sistema educativo, pero el proyecto fracasa porque los jóvenes que se suponían podían funcionar como agentes de cambio en sus comunidades ya no regresaron a ella. Lo anterior, como una de los reclamos sociales de la Revolución Mexicana, que era “abatir las carencias y rezagos que afectan a los pueblos y comunidades indígenas.

En este contexto, más adelante, en 1934 se crea el Departamento de Educación y Cultura Indígena y en 1939, surge el Proyecto Tarasco al frente del cual estaban otros lingüistas, entre ellos Mauricio Swadesh, quienes constatan la eficacia del método indirecto de castellanización a través de la alfabetización en las lenguas maternas. El gobierno cardenista, por primera vez, reconoció al indio como ser social capaz de integrarse a la nación sin menoscabo de su cultura (esencia de la integración). Sin embargo, después de algunos años, nos dice Brice Heath (1986: 201-202), hay un periodo opositor a la educación bilingüe y al reconocimiento de la diversidad cultural.

A partir de 1948, con la creación del Instituto Nacional Indigenista (INI) se fundan los Centros Coordinadores Indigenistas. Pero es hasta 1963 que la SEP propone una política de educación bilingüe, recuperando las técnicas y objetivos del Proyecto Tarasco. Sin embargo, María Eugenia Vargas, en su texto Educación e Ideología (1994: 188-189), pone de manifiesto las fallas en la preparación profesional de los promotores bilingües salpicadas de corrupción ya que los requisitos en muy contados casos fueron cumplidos por los aspirantes.

En 1964 se inició con hombres y mujeres de Veracruz, Hidalgo y Puebla, bajo la coordinación de la antropóloga Angélica Castro de la Fuente, el programa de castellanización, siendo presidente de la Republica Adolfo López Mateos y titular de la SEP federal Jaime Torres Bodet.

En 1978, se crea la Dirección General de Educación Indígena (DGEI), área especializada de la SEP orientada a: “elaborar planes, proyectos, programas, metodologías, técnicas y capacitación profesional para ofrecer a los niños y las niñas indígenas un programa específico, que por las condiciones de la población requieren de atención especial (DGEI, 2008). Aunque, como señalan Zolla y Zolla Márquez (2004:245) “en el fondo de lo que se trataba era de definir un modelo para incorporar a los indígenas a la nación”.

Frente a estas políticas, recupero lo que menciona Elisa Ramírez Castañeda, el concepto de “la educación indígena” nace a partir del encuentro entre indios y españoles y cuando aparece el deseo de transformar a los habitantes originarios del país en algo diferente o cuando se les define desde categorías ajenas a sus culturas. La educación indígena siempre se ha referido a aquello que se considera que los indígenas deben saber, y no a la instrucción o enseñanza que los indios mismos imparten o impartieron. Desde siempre, hablar de educación indígena supone una apreciación externa de sus culturas. El papel de las diferentes poblaciones y lenguas que deben compartir un mismo territorio… ha sido conflictivo; las diferencias siempre se consideran valorativamente, otorgando a los indígenas una categoría inferior a la de otros mexicanos. torresama@yahoo.com.mx

Fuente:

https://www.milenio.com/opinion/alfonso-torres-hernandez/apuntes-pedagogicos/educacion-indigena-un-poco-de-su-historia

Fuente de la Imagen:

https://www.novedadescampeche.com.mx/estado/campeche/a-reforzar-educacion-indigena/

Deja un comentario

Educación indígena: un poco de su historia – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: