De pronto se acordaron de la educación

Por Sergio Sinay

Luego de un año perdido y de haber sido una gran olvidada, la educación regresa al discurso político. En tiempo electoral, cuando todo vale para cazar votos, se la nombra como prioritaria. ¿Pero qué es educación? ¿Solo escuelas abiertas y chicos presentes? ¿Solo cifras y datos en papers ministeriales y académicos? ¿Solo el cumplimiento de programas a menudo lejanos de la verdadera vida de los alumnos? En 2001, en Ahmenabad, antigua capital del estado de Gujarat, el más populoso de India, la maestra Kiran Bir Sethi inició una experiencia que contiene respuestas a esos interrogantes.

Kiran era entonces una madre de 36 años que veía a su hijo formateado por una educación burocrática y rutinaria que estaba lejos de inspirarlo. Valiéndose de su propia formación se animó a abrir una escuela orientada a brindar una formación como la que ella creía necesaria. Así nació la Riverside School, una institución con capacidad para 390 alumnos que debe su nombre al hecho de erigirse en la ribera del río Sabamarti. “Frente a una educación orientada a satisfacer las necesidades e intereses de los maestros y de los adultos, me encontré con que no tenía elección. Y cuando no tienes elección, la elección eres tú, es tu responsabilidad decidir”. Empezó en su casa y con 24 chicos. Veinte años más tarde Kiran Bir Seti está considerada como una de las diez expertas en educación más inspiradoras del mundo. Los principios que motorizan a su escuela, y que ella se preocupa de extender a lo largo del planeta con una labor incesante, son cinco, y los definió así ante la periodista Ima Sanchis, del diario La Vanguardia, de Barcelona: “Plantamos cinco semillas: la empatía (la idea de observar y amar), la ética (distinguir entre lo que es correcto y lo que es fácil), la excelencia (haz el bien mientras lo haces bien) y la evaluación (la reflexión sobre el proceso), y eso nos transforma de humanos en seres con humanidad”. Porque, dice, nacemos humanos por casualidad y nos convertimos en humanos por elección. Un concepto que evoca ideas de la filósofa alemana Hannah Arendt (1906-1975) y en el que la educación tiene un papel esencial.

La responsabilidad y la empatía solo se aprenden cuando se hacen hábito, dice Kiran. Y ningún hábito existe sin experiencia, sin poner el cuerpo, sin vivencia. “Por ejemplo, ponemos a los chicos a hacer inciensos, tienen que hacer 1000 por día. Terminan cansados, con el cuerpo dolorido. Entonces les explicamos que millones de niños trabajan así, obligados por adultos, sin protección y sin ley. Comprenden entonces lo que es el trabajo infantil y muchos de ellos al salir de la escuela comienzan a luchar por los derechos infantiles y contra la explotación”. Como advierte el psicoanalista y docente italiano Massimo Recalcati en su libro La hora de clase (obra imprescindible para padres y maestros) no hay educación en donde el cuerpo no está presente. Sin el cuerpo solo se trata de información, ese simulacro educativo que se pretende imponer a través de métodos virtuales y que se presentó como falsa panacea durante la pandemia. Porque la educación convierte a seres humanos (mera descripción de la especie a la que pertenecemos) en personas (individuos con valores, con cosmovisiones que les permitan construir proyectos existenciales), y un ser humano es más que una cabeza a llenar, es la integración trascendente de cuerpo, mente y alma.

Estos son los motivos fundamentales por los cuales la educación debe ser mucho más que ocupar las horas de los chicos para alivio de los padres y para los discursos políticos de ocasión. Debe ser más, como dice Recalcati, que simple administración de conocimiento sin sorpresa alguna. Es necesario que en la experiencia educativa se instale por primera vez, y para siempre, la pregunta orientadora de la experiencia humana: ¿para qué vivimos, qué huellas dejaremos para otros en el mundo?

Fuente:

https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/de-pronto-se-acordaron-de-la-educacion-nid03042021/

Deja un comentario

De pronto se acordaron de la educación – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: