Tu cerebro piensa, pero ¿cómo?

Por

 

 


¿Cómo entiende tu cerebro las cosas? – Shubhra S., 8 años


Un rugido llena el aire y un objeto pequeño atraviesa el cielo. La gente en una multitud mira hacia arriba y tres voces gritan: “¡Mira! ¡Arriba en el cielo! ¡Es un pájaro!” “¡Es un avión!” “¡Es Superman!”

Es el mismo objeto, el mismo cielo. Incluso es el mismo rugido. Entonces, ¿por qué tres personas que presencian el mismo evento llegan a conclusiones diferentes?

La respuesta a esta pregunta radica en cómo nuestros cerebros están programados para pensar. Experimentamos e interpretamos el mundo que nos rodea basándonos en lo que ya sabemos, aunque a veces lo que sabemos sea defectuoso.

El problema del pensamiento

El mundo es un lugar confuso y ajetreado. Nuestros cerebros deben darle sentido procesando un flujo interminable de información. Idealmente, porque sería más preciso, nuestro cerebro analizaría todo a fondo. Sin embargo, no pueden, porque es demasiado impráctico.

Un mono gris en Bali se sienta en silencio y parece contemplar una pregunta.

Pensando, pensando. ¿Por qué parece que este mono está reflexionando sobre una pregunta? Tu cerebro te ha alertado sobre algo que has visto antes. Juan Rumimpunu / Unsplash

Pensar lleva tiempo y, a menudo, nuestras decisiones deben ser rápidas. Debe saber inmediatamente que debe cruzar una carretera rápidamente, incluso correr, cuando escuche que un automóvil se acerca rápidamente.

El pensamiento también utiliza energía, o poder cerebral, y nuestros cerebros tienen un suministro limitado. Analizar todo agotaría rápidamente nuestras reservas de energía.

Estas limitaciones representan un problema de pensamiento: nuestro cerebro simplemente no tiene suficientes recursos para comprender el mundo sin tomar algunos atajos mentales.

Nuestros cerebros inteligentes y perezosos

Nuestros cerebros encuentran atajos para superar el problema del pensamiento confiando en pensamientos que ya están almacenados en nuestras mentes, llamados esquemas. Los esquemas realizan el procesamiento del cerebro, como el autocompletado, pero para el pensamiento.

Usar esquemas es más eficiente que analizar cada aspecto de cada momento. Permiten que nuestros cerebros procesen más información con menos esfuerzo, ahorrando energía cerebral para otros pensamientos importantes y la resolución de problemas.

Hojas de luz verde en un cielo nocturno finlandés.

Si salieras una noche y vieras esto, ¿qué pensarías? Puede depender de lo que ya sepa. Jaanus Jagomägi / Unsplash

Nuestros cerebros como bibliotecas

Los esquemas son los componentes básicos de nuestro conocimiento sobre el mundo. Nuestros cerebros se basan en diferentes tipos de esquemas para comprender diferentes tipos de situaciones.

Los esquemas son como libros en tu mente que te dicen qué son los diferentes objetos y qué hacen. Un esquema de pájaro, por ejemplo, podría decir que los pájaros son “animales pequeños”, “tienen alas” y “pueden volar”. Juntos, todos los objetos que conoces forman una colección de libros que llenan los estantes de una biblioteca en tu mente.

Nuestros cerebros confían en lo que nos dicen estos libros o esquemas cuando intentamos comprender los objetos de nuestro entorno. Hacerlo es mucho más rápido y fácil que analizar sus características de nuevo, y la conclusión suele ser, pero no siempre, la misma.

¿Veo las cosas de manera diferente a usted?

El que nuestros juicios sean precisos depende de los esquemas o libros disponibles en nuestras bibliotecas mentales.

Cuando nuestros cerebros intentan comprender objetos desconocidos, deben basarse en un esquema para un objeto diferente pero similar porque el esquema correcto no está disponible. Si el objeto y el esquema elegido coinciden, nuestros cerebros asumen sin esfuerzo, pero de manera inexacta, que los dos objetos son iguales.

Una persona que nunca ha visto un murciélago podría asumir que un murciélago es un pájaro porque las características del murciélago y su esquema para un pájaro son similares: ambos son animales pequeños con alas y pueden volar. Nuestro cerebro acepta inexactitudes ocasionales.

Dos conejillos de indias con un montón de zanahorias ralladas delante de ellos.

No hay duda de que es un conejillo de indias. Pero, ¿estaría de acuerdo si nunca antes hubiera visto uno? Bonnie Kittle / Unsplash

Para las dos personas que pensaban que Superman era un pájaro o un avión, ninguno había visto a Superman antes, por lo que ninguno tenía un esquema de Superman disponible en el que confiar. Sus cerebros eligieron sin esfuerzo esquemas para un pájaro y un avión, porque esos esquemas eran los más cercanos al objeto en el cielo.

Sus cerebros hicieron suposiciones rápidas basadas en conocimientos imperfectos. El cerebro humano “pensó” que vio una cosa, pero, en aras de pensar de manera rápida y eficiente, cometió un error. No hay nada de malo en pensar que Superman es un pájaro o un avión, aunque no lo sea. Solo se necesita un encuentro con Superman para crear un nuevo esquema y cambiar tu forma de pensar para siempre.

 

 

Niños curiosos es una serie para niños de todas las edades. Si tiene una pregunta que le gustaría que respondiera un experto, envíela a curiouskidsus@theconversation.com .

 

 

 

Fuente de la información e imágenes:

https://theconversation.com/your-brain-thinks-but-how-153951

Categorías

Artículos

Etiquetas

,

Deja un comentario

Tu cerebro piensa, pero ¿cómo? – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: