Más educación, menos violencia

Por Julio Valera Piedras

La violencia escolar sigue siendo un problema vigente en nuestro país. En 2019, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reveló que México ocupa el primer lugar a nivel internacional de acoso escolar en educación básica, con casi 19 millones de estudiantes de nivel primaria y secundaria.

Algunos de los datos más relevantes fueron que 7 de cada 10 niños sufren algún tipo de violencia, más del 40% afirmó ser víctima de acoso y casi 1 de cada 2 relataron recibir violencia verbal, psicológica, física, incluyendo por medio de redes sociales.

Ante esa realidad, se han implementado programas especiales para prevenir conductas agresivas al interior de las escuelas como el Programa Nacional de Convivencia Escolar, diseñado en 2017 para generar ambientes armónicos, incluyentes y para disminuir los actos de violencia, el cual está dirigido a las autoridades escolares.

Otro de esos programas fue el Programa Zero Antibullying, que fue creado inicialmente en Noruega, pero se extendió alrededor del mundo para capacitar a los docentes y directores en la atención del acoso escolar.

Para dar continuidad a los programas escolares establecidos para combatir estos fenómenos de violencia en las escuelas, particularmente en nuestra entidad, es pertinente implementar talleres de capacitación constante al personal docente, a fin de que puedan atender y erradicar cualquier tipo de conductas violentas.

Por eso, en el Grupo Legislativo del PRI propusimos que, en las escuelas y planteles educativos, se implementen las acciones necesarias para capacitar al personal directivo, académico, docente y administrativo de las instituciones educativas para la prevención y atención de la violencia escolar, mismos que deberán ser impartidos obligatoriamente por un psicólogo o pedagogo asignado al plantel, al menos cada 6 meses.

Estos talleres se realizarán con estándares de calidad, con metodología y herramientas pedagógicas apropiadas que reflejen la realidad de las y los estudiantes. Dado que todo lo que se mide se puede mejorar, se busca que cada institución lleve a cabo una evaluación de la capacitación proporcionada, así como de los mecanismos para detectar los casos de acoso y violencia escolar.

Con base en los resultados anteriores, la institución educativa detectará las deficiencias y, a partir de ellas, podrá redefinir las estrategias y elaborar un nuevo programa tendiente a continuar la actividad de formación integral de los alumnos, buscando el respeto irrestricto de sus derechos humanos.

La iniciativa también busca fomentar en cada institución educativa el establecimiento de mecanismos para detectar oportunamente los casos de violencia escolar, promoviendo la cultura de la denuncia mediante la colocación de buzones de denuncia anónima en lugares visibles, específicamente para asuntos de violencia escolar, así como dar seguimiento inmediato a las denuncias recibidas en los citados buzones.

Lo que buscamos con esta iniciativa es prevenir, atender y erradicar la violencia escolar, pues queremos garantizar el derecho de las y los estudiantes para tener una formación en condiciones de igualdad, paz, para potencializar su desarrollo cultural, psicológico y físico. Las y los estudiantes merecen estudiar en condiciones de igualdad y paz para potencializar su desarrollo cultural, psicológico y físico. No más violencia en las escuelas.

Fuente:

https://www.milenio.com/opinion/julio-valera-piedras/columna-julio-valera/mas-educacion-menos-violencia

Fuente de la Imagen:

https://www.unir.net/educacion/revista/violencia-escolar/

Deja un comentario

Más educación, menos violencia – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: