Voces a favor y en contra de las evaluaciones educativas internacionales

Por Susana Joma

Algunos especialistas dan el visto bueno sobre participar en la prueba PISA, pero otros consideran que no abonará.

El doctor Óscar Picardo, especialista educativo e investigador, expresó que en efecto es la primera vez que el país estaría participando en la prueba PISA, sin embargo no tiene muy buenas expectativas en torno a los resultados que se obtendrán al final de esta evaluación de alto costo.

Picardo considera que “es bueno participar cuando se quiere medir el desempeño contra otros países, (pero) si y solo si tenemos una apuesta a medir, (porque) si no hay algo implementado, una reforma, programa, cambio curricular, etc., no vale la pena (hacerlo)”.

El también investigador sostiene que por ejemplo los cambios educativos (reformas) que se llevaron a cabo entre 1994 y 1999 era importante medir.

“La pregunta es qué ha cambiado para que requiera medición o comparación. Ojalá y no hagan lo de Costa Rica y Perú, participar y esconder los resultados”, enfatizó.

La docente e investigadora Deysi Cheyne, en un artículo que publicó en el sitio web de La Universidad Luterana, bajo el título “Las pruebas estandarizadas en El Salvador: una necesidad innecesaria”, cita que la participación del país en la evaluación internacional PISA que estaba prevista para 2021 significa una inversión de $1,161,448.00, en cuatro años, con la finalidad de buscar una comparación global del desempeño de los estudiantes salvadoreños.

La profesional, quien analizó la conveniencia de participar como país en esta evaluación, planteó que diversos especialistas educativos han señalado que PISA enfrenta deficiencias y limitantes de metodología; además de que cuestionan el hecho de que mide con la misma vara a todos los países cuando estos enfrentan realidades distintas.

“El Salvador no necesita medirse a nivel mundial en una competencia de la que de antemano sabemos que saldremos en saldo rojo. No necesitamos enriquecer más a las transnacionales europeas encargadas de toda la implementación porque nos hace faltan recursos para cosas más elementales: reparar nuestras destartaladas escuelas, que tengan agua y luz y mejores condiciones didácticas y pedagógicas”, concluyó Cheyne.

El profesor Paz Zetino Gutiérrez, secretario general de la gremial docente Bases Magisteriales, considera que en tiempos de pandemia aplicar la prueba no funcionaría.

“Yo en una oportunidad cuando me preguntaron eso yo dije que participar en esas olimpiadas académicas es como que pongamos a jugar el Águila con el River Plate, algo parecido. Creo que nuestro sistema educativo no está capacitado para entrar a ese nivel de competencias. Nosotros necesitamos otro nivel educativo para enfrentarnos a una competencia de ese tipo”, sostuvo.

Gutiérrez expone que si el país participa eso estaría más enfocada a identificar en donde están los fracasos, pero en realidad no cree que con el nivel educativo que tiene el país, con ese sistema así como ha funcionado y funciona los alumnos no están capacitados para el proceso.

Fuente:

https://www.elsalvador.com/noticias/nacional/pruebas-de-evaluacion-bachillerato-literatura-matematicas/859695/2021/

Deja un comentario

Voces a favor y en contra de las evaluaciones educativas internacionales – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: