El papel de la tecnología en la educación actual y en el futuro

Por Alfonso Fernández

La llegada del coronavirus nos ha obligado, como sociedad, a una reinvención total en todos los ámbitos. Y la educación no ha quedado excluida en este nuevo paradigma. Si la educación ya evolucionaba a un ritmo vertiginoso, la COVID ha acelerado ese cambio y, aunque la situación sigue siendo muy cambiante, la realidad es que la digitalización en las aulas es una necesidad del presente y del futuro.

Desde Samsung, nuestros esfuerzos siempre han ido encaminados a mejorar la educación a través de la integración de la tecnología como herramienta que ayuda a sustentar el cambio metodológico, y a adaptar la educación y las capacidades del alumnado a los retos de la sociedad del siglo XXI. Llevamos años trabajando en esta “alianza” educación-tecnología con iniciativas como Samsung Smart School, que impulsamos desde 2014 junto al Ministerio de Educación y Formación Profesional y los Gobiernos de las 17 comunidades autónomas.

En definitiva, nuestra motivación es y ha sido siempre buscar modelos para mejorar la educación a través de la tecnología como facilitador de este cambio. Con esta inquietud y, gracias a la plataforma de sostenibilidad, Quiero, quisimos reflexionar hacia dónde debe ir la educación para formar a los futuros ciudadanos. Para ello, hemos contado con el testimonio de los verdaderos protagonistas: profesores que actualmente están ejerciendo y con años de experiencia a sus espaldas, pero también jóvenes que se están formando para ser los profesores del mañana, y que se encontraban en los últimos años de estudio.

Entre las principales conclusiones que hemos detectado, destaca que más del 70% de los docentes se forman en nuevas tecnologías para la enseñanza de forma autodidáctica o bien con ayuda de otros profesores, vídeos y tutoriales o directamente experimentando con herramientas y aprendiendo a base de “prueba y error”. De hecho, casi la totalidad de ellos (89%) coinciden en que, para estar integrados en la sociedad, tienen que estar al día de los avances tecnológicos; sin duda, un mensaje que nos demuestra que la tecnología es un elemento fundamental para la integración en la sociedad. Así pues, en este estudio queda patente que la tecnología puede facilitar el aprendizaje del alumno, puede ayudar a relacionarse mejor con ellos, fomenta el trabajo en equipo, la interacción con los compañeros, la creatividad y otras competencias sociales.

Sin embargo, a pesar de que la tecnología está presente en la educación, hay una percepción mayoritaria (88%) de que su uso en las aulas es menor que el uso general que hace la sociedad. En este sentido, al 71% de los profesores asegura que le gustaría sacarle el máximo rendimiento en el aula para adaptarse a las necesidades propias de la sociedad en la que vivimos. Algo que, sin duda, como empresa tecnológica, tenemos que celebrar.

Además, otro de los grandes aspectos que se observa en el estudio es la idea de que un buen uso de la tecnología puede contribuir en el avance de una educación personalizada; una educación que ponga en el centro las necesidades particulares de cada alumno. Un factor muy importante, ya que la tecnología permite una mayor adaptación y flexibilidad para poder abarcar una diversidad cada vez mayor en las aulas.

Tenemos por delante muchos retos, entre ellos, la necesidad de una formación constante de nuestro profesorado. Tenemos que poner los medios necesarios para aquellos docentes que se animan a innovar y a repensar la manera de enseñar. Porque ninguna evolución sería posible sin la vocación que cada docente vuelca en el día a día sobre sus alumnos. La implicación de todos ellos será esencial para conseguir el verdadero cambio metodológico.

Fuente:

https://diarioresponsable.com/opinion/31535-el-papel-de-la-tecnologia-en-la-educacion-actual-y-en-el-futuro

Deja un comentario

El papel de la tecnología en la educación actual y en el futuro – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: