El mayor fraude educativo de nuestra historia

Por Gustavo Zorzoli*

Es imperioso que regresemos a las aulas al menos para tomar los exámenes.

Hay una pregunta que muchos nos hacemos y que la política pareciera no querer enfrentar: ¿cómo se adaptarán nuestros estudiantes universitarios al lógico requerimiento de volver a rendir exámenes presenciales? Muchos de ellos han cursado y aprobado -o no- un promedio de tres materias cada cuatrimestre.

¿Bajo qué condiciones lo han logrado? Con las anécdotas acuñadas por el cuerpo de profesores a lo largo de este año y medio podría escribirse un nuevo libro para la Biblioteca de Babel.

Reconociendo el enorme -y en algunos casos infructuoso- esfuerzo de estudiantes y docentes debemos indagar si los aprendizajes así incorporados por los estudiantes estarán disponibles para afrontar los desafíos de la educación superior, una vez que dejemos de padecer esta pandemia y volvamos a la educación que nos han arrebatado hace más de un año.

La docencia universitaria tuvo que recurrir a las herramientas que las distintas plataformas le ofrecieron y en muchos casos tuvo que aprender a utilizar cuestionarios de respuestas múltiples, tomados tanto de forma sincrónica como asincrónica.

Durante el primer cuatrimestre del año 2020 la mayoría de nosotros pensaba que solo íbamos a aplicar los exámenes parciales de forma remota, pero pronto comprobamos que nos enfrentábamos a la exigencia de tomar exámenes finales, lo que implicaba la acreditación de una asignatura y con ello la certificación de que nuestros estudiantes habían aprendido ciertos conocimientos y habilidades.

En ese contexto, muchos docentes desplegamos estrategias para garantizar que efectivamente quienes rendían esos exámenes eran quienes decían serlo. Así, les pedimos que además de una computadora para desarrollar sus pruebas o subir sus escritos mediante escaneos o fotografías, tuvieran una cámara o celular que los filmara mientras duraba el proceso de evaluación.

Pero las circunstancias que parecían excepcionales se mantuvieron, acabamos de finalizar el tercer cuatrimestre de dictado de clases sin volver a las aulas e iniciamos el cuarto cuatrimestre de una enseñanza virtual. Lo que es más preocupante es que sostuvimos evaluaciones de forma remota y por ende un proceso de calificación y acreditación que no en pocos casos podemos considerar como de dudosa legitimidad.

A pesar de que hemos sofisticado los mecanismos de evaluación, un número más que significativo de nuestros estudiantes también han optimizado sus destrezas para transgredir las normas del proceso de evaluación que rigen en un contexto de normalidad.

Solo un pequeño ejercicio me permitió comprobar lo que está sucediendo. Después de que un grupo de estudiantes aprobara con el 60% de respuestas correctas un cuestionario on line de forma sincrónica, a lo largo de 2 horas y con 5 opciones múltiples para cada una de los 20 problemas me dispuse a tomar orales a través de un sistema de video conferencia para que me explicaran cómo habían resuelto algunos de los ejercicios.

El resultado fue calamitoso y desolador. Más de la mitad de ellos no se presentó al oral y tan solo el 20% de los que se presentaron pudieron dar cuenta de sus respuestas. Las justificaciones rozaron lo inverosímil y no pocos abandonaron el encuentro virtual sin siquiera decir chau.

Ante semejante situación, bastante generalizada por las condiciones materiales en que estamos desarrollando nuestra actividad docente, es imperioso que regresemos a las aulas al menos para tomar los exámenes. De lo contrario, el engaño no se reducirá a la relación entre un estudiante y su docente, sino que por su envergadura se transformará en la mayor estafa entre el sistema de educación superior argentino y la sociedad toda.

*Gustavo Zorzoli es educador. Ex Rector del Colegio Nacional Buenos Aires (CNBA)

Fuente:

https://www.clarin.com/opinion/mayor-fraude-educativo-historia_0_sJJYP10du.html

Deja un comentario

El mayor fraude educativo de nuestra historia – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: