La importancia del juego en la psicopedagogía

El uso del juego en psicopedagogía como herramienta es clave para el desarrollo del niño. Por ello, es cada vez un recurso más habitual en las terapias de los psicopedagogos.

El análisis y la comprensión del papel del juego en psicopedagogía es vital para esta disciplina, que estudia los procesos de aprendizaje y de enseñanza. Puede ayudarnos a desarrollar el trabajo en consulta o en el entorno de trabajo, o incluso mejorar las técnicas ya implementadas.

La importancia del juego en el desarrollo del niño

El juego no es solo diversión; es tan importante para el desarrollo de los menores que la Convención de Derechos del Niño de Naciones Unidas ya lo recoge en su artículo 31: “El niño tiene derecho al esparcimiento, al juego y a participar en actividades artísticas y culturales”.

A su vez, el reconocido epistemólogo suizo, Jean Piaget, famoso por sus estudios sobre infancia, así lo reconoció: “El juego infantil es una actividad cultural que desarrolla la inteligencia. De esta forma, los juegos manipulativos, simbólicos y de reglas responden a los tres niveles de la estructura del pensamiento: sensoriomotor, representativo y reflexivo. Así pues, la cultura, aliada con la inteligencia, se comportan en el período inicial de la vida como formas lúdicas”.

Tal y como reconocen numerosos expertos, el juego libre de los niños representa un aprendizaje en mayúsculas donde relucen muchas de sus capacidades, que en el futuro les ayudarán en la resolución de problemas y en la toma de decisiones. En el juego, primero con la familia, el niño conoce el entorno, desarrolla sus habilidades, y logra un vínculo con el exterior, con lo que le rodea.

Es importante que este juego sea libre, que ellos deciden cuándo, cómo, con qué quieren jugar y hasta qué momento. Es un aprendizaje autónomo donde aprenden a desenvolverse sin correr los mismos riesgos que en la vida real.

Este juego también puede ser grupal, algo que les ayudará en el desarrollo futuro de la empatía y en la interacción con otros. Les enseñará a formar parte de la sociedad del futuro, donde serán uno más, y deberán comportarse de una forma determinada, como seres sociales que son.

El juego en el ámbito escolar e intergeneracional

Por otro lado, uno de los aspectos que más estudian los psicopedagogos es el juego en el ámbito escolar, un ámbito donde el niño favorece su desarrollo intelectual al aprender a prestar atención y a memorizar o a razonar, por ejemplo. Es donde su pensamiento comienza a estructurarse, como miembro de un grupo numeroso de otros seres como él, y donde hay unas reglas establecidas.

No hay que olvidar que, a través del juego, el niño controla su propio cuerpo y coordina sus movimientos, organiza su pensamiento, explora el mundo que le rodea, controla sus sentimientos y resuelve sus problemas emocionales.

3 niños jugando juntos en el colegio riéndose

Incluso la práctica del juego intergeneracional suele ser muy enriquecedora porque ayuda a establecer roles, a marcar los espacios propios y a aprender de otros que para ellos son sus principales referentes. El juego les aporta seguridad en sí mismos, les ayuda a autoafirmarse, acrecentando la comunicación y el mantenimiento de las relaciones emocionales.

Otro de los puntos sobre el los que los psicopedagogos hacen hincapié es en el valor del aburrimiento, un momento en el que aflora la creatividad de los menores, que potencia su imaginación y que muchas veces saca de quicio a los padres ante la inquietud que en los niños esto suele generar, y por la que muchas veces se les ofrecen alternativas, sin darles la opción de desarrollar sus propias inquietudes.

El juego, una herramienta esencial de la terapia

Con todo ello, hay que destacar que el juego en psicopedagogía es central; permite no solo aprender de los niños, sino también trabajar y trazar los diferentes objetivos en las terapias. Se emplea para promover situaciones de aprendizaje en los menores durante las terapias porque el juego representa para ellos una vía para expresarse y explorar, y es además fundamental para su desarrollo personal.

El juego es el canal más directo para establecer una relación, un vínculo. Es un espacio donde el menor se siente más distendido, pero también un ámbito en el que se establecen unas reglas, se marcan unos límites. Eso sí, se deben implementar las estrategias adecuadas; no vale el mismo juego para todos los menores, no todo el mundo tiene las mismas necesidades. Estos deben adecuarse a los objetivos y a la etapa evolutiva de los niños.

Fuente:

https://www.unir.net/educacion/revista/juego-en-psicopedagogia/

Deja un comentario

La importancia del juego en la psicopedagogía – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: