Discriminación: educación para evitarla

Por Manuel Olvera Sánchez

La discriminación es una conducta generada por la falta de humanismo en la vida cotidiana; pues esta se hace presente tanto en los centros laborales, como en las esferas de los gobiernos, y población en general.

En ese sentido vemos como desde siempre, se ha presentado el rechazo a las gentes que acusan discapacidad, profesión de religión diferente a las mayorías, por el color de piel, preferencias sexuales, edad avanzada, entre factores, que lastiman a la población.

Lamentablemente en nuestro país y muchos otros, se vive también la desigualdad que crece cada vez más, a pesar de que el artículo primero de nuestra Constitución garantiza la no discriminación a nuestros semejantes.

En nuestra sociedad, las autoridades, los agentes que representan a los gobiernos, los impartidores de justicia, o los médicos y maestros, así como la mayoría de la gente, discrimina a otros todos los días, del modo más natural.

Podremos decir que la discriminación se manifiesta también con la desigualdad económica, repercutiendo en el trato social a los grupos vulnerables y, por ende, en la restricción o violación de sus derechos y negación de oportunidades de desarrollo.

Lo anterior muestra que nuestra sociedad es profundamente discriminatoria por razones históricas y culturales, cierto; pero que el sistema político y las tradiciones de la mayoría social siguen marginando y, en ocasiones, excluyendo con una violencia sistemática, a veces sutil, a veces brutal, pero continua, a diversas minorías.

En ese sentido la desigualdad de trato social o discriminación, mantiene a nuestra sociedad sumida en viejos atavismos; pues; constituye de facto, una negación de derechos y una ruptura del principio democrático mínimo.

Siendo además más grave porque muchas de las instituciones sociales y políticas, no sólo no la combaten, la refuerzan, la validan y la imponen; pues el Estado mexicano ha sido tradicionalmente omiso al respecto y, sus instituciones siguen siendo muy débiles al momento de enfrentar el problema, y establecer las reglas y normas básicas para evitar y corregir las múltiples formas de discriminación y violación de derechos.

Debemos reconocer que en el caso particular de nuestra entidad se está trabajando a través del sistema educativo para superar la discriminación en las nuevas generaciones, sin embargo, justo es decirlo que en muchos de los casos estos esfuerzos se ven frenados en derivados de la poca sensibilidad y empatía que presenta la sociedad para con esta problemática.

Un papel importante es el desarrollado por los legisladores que, ante el crecimiento de este fenómeno, han realizado reformas importantes a la Ley General de Educación, con la finalidad de generar las condiciones propicias para que los alumnos que se encuentran con algún tipo de discapacidad, no sean discriminados y se cumpla con un derecho que tenemos todos los mexicanos, como es el acceso a la educación.

En términos reales hay que mencionar que se hacen presentes otros tipos de discapacidad, que requieren de apoyos técnico o materiales específicos, como en el caso de alumnos con discapacidad motora, que requieren de mobiliario especial, y los niños con discapacidad visual para lo cual se requiere la maquina Perkins o el ábaco Cramer, y los niños con algún grado de discapacidad auditiva a quienes se les deben adaptar auxiliares para escuchar.

En Colima, el próximo Secretario de Educación deberá llevar a cabo programas y acciones con los padres y madres de hijos e hijas, con discapacidades y aptitudes sobresalientes, con la finalidad de vencer todo tipo de problemas que pudieran presentarse.

Además, se tiene cuidado en las adecuaciones encaminadas a que el alumno con necesidades educativas especiales, se involucre en el desarrollo del currículo ordinario, y que los indicadores de logros en cada nivel educativo, se vayan cumpliendo a través del currículo adaptado.

Indudablemente que se ha avanzado bastante en el tema de la discriminación ya que tanto mujeres como hombres sufrían de este fenómeno por tan solo pertenecer a alguna etnia, religión, sexo, color de piel; sin embargo, ha sido a través de políticas públicas enfocadas a erradicarlo como se han logrado resultados favorables para la sociedad.

En muchos casos la discriminación propiciaba desaprovechar el talento de hombres y mujeres, quienes al ver nulas las posibilidades de ser escuchados optaban por permanecer en el anonimato sabiendo que contaban con fortalezas para hacer crecer cualquier actividad en el ámbito profesional.

La actual legislatura federal ha trabajado de manera importante en este tema, con la finalidad de generar condiciones de igualdad en lo referente al empleo, que tanto mujeres como hombres gocen de las mismas oportunidades, que las condiciones laborales sean las mismas a través de la promoción de ambos géneros ya que se ha acreditado que ambos pueden desarrollar actividades iguales.

La visión que tenías sobre mí, no la defraudare, eso me fortalece aún más, serás ese impulso para lograrlo.

Facebook: mañe Olvera sanchez

Twiter:@manolsa

manuelolverasanchez@gmail.com

Fuente:
Fuente de la Imagen:

Deja un comentario

Discriminación: educación para evitarla – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: