Estrategias de la virtualidad para mejorar la educación presencial del inglés

Colombia/29 de septiembre 2021/Por: Yury Andrea Yepes Landinez/Fuente: https://observatorio.tec.mx/

“Las clases presenciales serán más productivas si fusionamos dinámicas y herramientas tecnológicas que utilizamos en las clases virtuales”.

El cambio radical que tuvimos que enfrentar para impartir una enseñanza 100 % virtual a raíz de la pandemia, nos dejó lecciones que ayudarán a mejorar la educación presencial. El regreso a clases presenciales será más provechoso si fusionamos dinámicas y herramientas tecnológicas que utilizamos en las clases virtuales durante el periodo de confinamiento. Aplicando algunas actividades y recursos que predominan en las clases virtuales, podemos diseñar una educación presencial más dinámica y creativa que fomente la adquisición del conocimiento a través de la práctica.

La enseñanza del idioma inglés como lengua extranjera permite ampliar las fronteras del conocimiento y el aprendizaje. Se utiliza en el comercio local e internacional, el turismo, el entretenimiento, la salud y la educación. El inglés es relevante para las negociaciones y la internacionalización de empresas y organizaciones, independientemente del campo profesional (Feió-Cuenca,T. E. & Feijó-Cuenca, N.P, 2020). En muchos países a nivel mundial se resalta como segunda lengua de manera indispensable.

“Con esta experiencia en el curso, logré romper algunos paradigmas de un curso virtual, el cual para muchos se limita a la participación en foros, lecturas de un sin número de archivos y envíos de ensayos al docente para su posterior calificación”.

La virtualidad nos dejó aprendizajes que pueden contribuir al mejoramiento de la educación presencial, específicamente en la enseñanza de una lengua extranjera. La innovación educativa es el punto central ya que busca suplir las necesidades en la educación de manera eficaz, sostenible y de fácil transferencia en diversos contextos (Rodríguez, González y Gámiz, 2016). A continuación, les comparto las siguientes recomendaciones.

1. Gestiona la creación de un sitio web para tu curso

Si bien los correos electrónicos y el WhatsApp son medios de comunicación muy eficientes, a veces nos saturan con la cantidad de mensajes. En su lugar, el uso de un sitio web generará en los estudiantes mayor compromiso y orden en sus deberes asignados, ya que podrán ver de manera rápida y sencilla cada uno de los trabajos o proyectos entregados durante el desarrollo del curso, sin desperdiciar tiempo buscando en infinidad de carpetas, memorias o correos. Algunos de estos sitios web recomendados y gratuitos son Wix o Blogger. En caso de no saber cómo configurar un sitio web puedes ver tutoriales o seguir “el paso a paso” que este tipo de páginas nos brindan para su creación y uso. Incluso puedes apoyarte en tus estudiantes para aprender a gestionar los sitios web, pues en muchas ocasiones, ellos cuentan con gran facilidad para el uso de estos recursos. De igual forma, el uso de plataformas digitales como Google Classroom facilitan la interacción y estructura del material de la clase, ya que ofrecen diferentes alternativas de gestionar el currículo de la asignatura mediante el desarrollo de diversas actividades.

2. Utiliza recursos activos para la práctica de la comprensión oral

La virtualidad nos enseñó que el uso de recursos educativos como son los podcasts y los videos son de gran relevancia para el aprendizaje. Asimismo, en internet podemos encontrar sitios web que ofrecen una amplia gama de actividades y ejercicios para aprender el idioma inglés que podemos integrar en clase. A continuación, les comparto estos recursos útiles con los que pueden empezar:

La habilidad de la escucha es una de las que más debes impulsar en tus estudiantes cuando enseñas una segunda lengua, ya que está ligada a la producción oral y el perfeccionamiento de la pronunciación. También es una de las actividades con más dificultad para la mayoría de los estudiantes.

3. Implementa juegos interactivos

Los estudiantes disfrutan mucho de las actividades que promuevan la sana competencia utilizando la tecnología. Por ello, te recomiendo aplicar regularmente juegos interactivos en el aula. Este tipo de actividades incrementa el nivel de atención y persistencia de los alumnos, los motiva a participar más y se empeñan en aprender el idioma disfrutando cada minuto de aprendizaje. Algunas de estas actividades son: Quizlet, Quizizz, Kahoot, ¿Quién quiere ser millonario?, sopas de letras, encuentra las diferencias, adivinanzas y karaoke. Estas actividades son muy útiles para enseñar temas gramaticales como tiempos verbales, vocabulario en todas las categorías, adjetivos, adverbios, comparativos, superlativos, etc. Además, pueden ser utilizadas en sitios web y en dispositivos móviles, en este sentido, hacer uso del celular será una estrategia muy favorable en el aula y no una distracción.

4. Aplica actividades de argumentación oral

Practicar un segundo idioma de forma oral es una de las actividades más críticas para un estudiante, pues tiene que enfrentar sus temores y dar paso a un proceso metacognitivo muy importante. Es elemental que realices a menudo actividades de producción oral como exposiciones, diálogos y juegos de rol. El confinamiento prolongado a través de la virtualidad nos ayudó a desear conocer un poco más los puntos de vista y opiniones de nuestros estudiantes propiciando mayor acercamiento mediante las conversaciones. Al retomar las clases presenciales sigue fomentando este tipo de actividades que impulsen el espíritu crítico y argumentativo de tus estudiantes mediante actividades como debates, casos de estudio, situaciones hipotéticas, análisis de noticias o casos que estén sucediendo en nuestra actualidad. Con este tipo de actividades pones en práctica temas como: el uso de conectores, condicionales, tiempos verbales, uso de adjetivos, cláusulas y estilo indirecto; las cuales cohesionan diversos temas gramaticales y vocabulario que permiten a los estudiantes realizar un proceso cognitivo complejo al momento de expresar sus ideas verbalmente. Las actividades y temas que conecten directamente con sus intereses son claves en este proceso.

5. Promueve mayor trabajo autónomo en los estudiantes

Quizá para los estudiantes el término de autonomía genera un poco de dificultad, pues en educación estamos acostumbrados a ir de la mano de un docente o líder que nos vaya mostrando el camino correcto, y que de igual manera nos exija resultados mediante tareas, trabajos o exámenes. En su lugar, debemos profundizar el aprendizaje autónomo, el cual controla el proceso de aprendizaje del estudiante con ayuda de estrategias metacognitivas como lo son: la evaluación, la planeación, la comprobación, autorregulación y crítica (Ministerio de Educación Nacional, 2014).

Con todas las dificultades del confinamiento y la virtualidad, estar ‘alejados’ del aula, hizo que los estudiantes desarrollaran un mayor compromiso y responsabilidad por investigar, asumir sus tareas, y lo más significativo: hacer práctica del conocimiento aprendido. Nuestra labor como docentes es ser líderes y tutores constantes para nuestros estudiantes, no obstante, es adecuado que ellos aprendan a tener un estilo de aprendizaje más autónomo que incluya actividades realizadas por cuenta propia, sin estar limitadas a obtener una nota o estar realizadas bajo el requerimiento del docente. Dentro de la enseñanza de un idioma extranjero algunas de estas actividades de trabajo autónomo son: ver películas o series, escuchar música, leer noticias, novelas, caricaturas, revistas, ir a clubes conversacionales presenciales o virtuales, etc. Todo con el objetivo de que los estudiantes hagan de una lengua extranjera su rutina diaria por gusto, y no por un deber académico.

6. Considera el rol del docente en un modelo presencial, virtual o híbrido

Como docentes y líderes académicos debemos tener flexibilidad para impartir clases en diferentes escenarios. La pandemia por COVID-19 nos enseñó que podemos adaptarnos rápido a los cambios que se nos presentan considerando las necesidades del contexto actual, así como los recursos pedagógicos y tecnológicos con los que contamos. Después de experimentar la virtualidad y regresar a clases presenciales o híbridas podemos aliar estrategias que comprendan todas las habilidades comunicativas de la lengua extranjera con los nuevos recursos tecnológicos y las actividades aprendidas durante la virtualidad.

Reflexión

Con esta experiencia en el curso logré romper algunos paradigmas de un curso virtual, el cual para muchos se limita a la participación en foros, lectura de un sin número de archivos y envío de ensayos al docente para su posterior calificación. Al final del curso, los estudiantes expresaron satisfacción con comentarios que resaltan la mejora de su habilidad auditiva y la producción oral del idioma inglés. También obtuve un acercamiento notorio con los estudiantes y una relación entre docente y estudiantes donde predominó un sentido más humano sin alejarnos de la esencia de las clases en el aula. Los estudiantes se mostraron más motivados y sacaron total provecho de los recursos virtuales para reforzar las habilidades del idioma, aunque varios estudiantes no contaban con acceso óptimo a las herramientas tecnológicas.

Adicionalmente, los estudiantes demostraron un avance notorio en la producción oral y la comprensión auditiva del inglés gracias a la práctica constante de diversas actividades durante y fuera de clase. Las calificaciones obtenidas a final del curso fueron significativamente mayores en comparación a las que obtuvieron en el examen diagnóstico y en las primeras semanas de clase. El compromiso y dedicación demostrados en el curso fueron sobresalientes.

¿Qué enseñanzas te dejó a ti la virtualidad? ¿Qué actividades descubriste en la virtualidad que te gustaría seguir aplicando en las clases presenciales? Los invito a que compartan en la sección de comentarios las lecciones que les dejó la virtualidad que podrían ayudarnos a mejorar los cursos presenciales.

Acerca de la autora

Andrea Yepes (yuryyepeslandinez@cedoc.edu.co) es docente colombiana apasionada en busca del mejoramiento de la educación. Docente de inglés en el Ejército Nacional de Colombia. Profesional en lenguas modernas (inglés, francés y alemán) y magíster en Docencia de la Educación Superior, cuenta con varios años de experiencia como traductora y docente en diversas instituciones de educación superior. Artista de pintura al óleo.

Referencias

Duran, R. y Estay-Niculcar, C. (2016). Formación en buenas prácticas docentes para la educación virtual. Universidad Politécnica de Cataluña, España. V. 19: 1

Feijó-Cuenca, T. E., & Feijó-Cuenca, N. P. (2020). INFLUENCIA DEL IDIOMA INGLÉS EN EL ENTORNO EMPRESARIAL, COMERCIAL Y DE NEGOCIOS: Artículo de investigación. REVISTA CIENTÍFICA MULTIDISCIPLINARIA ARBITRADA YACHASUN – ISSN: 2697-3456, 4(7), 396-408. https://doi.org/10.46296/yc.v4i7.0056

Ministerio de Educación Nacional, (2014). Propuesta de Lineamientos para la Formación por Competencias en Educación Superior. Colombia. Recuperado de: http://goo.gl/ixzZW

Rodríguez, M., González, E. y Gámiz, V. (2016). La perspectiva de innovación que se impulsa desde la educación superior. Journal for Educators, Teachers and Trainers, 7(1), 193-209

Edición por Rubí Román (rubi.roman@tec.mx) – Observatorio de Innovación Educativa

Fuente: https://observatorio.tec.mx/edu-bits-blog/estrategias-virtuales-para-la-educacion-presencial-del-ingles

mariamsarraute Ver todo

Docente - Investigadora Educativa.
Venezolana.
Doctora en Cs. de la Educación, Magíster en Desarrollo Curricular y Licenciada en Relaciones Industriales.

Deja un comentario

Estrategias de la virtualidad para mejorar la educación presencial del inglés – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: