10 beneficios de un sistema educativo flexible a un año y medio de la pandemia

La evolución de la experiencia educativa trajo grandes ventajas a los estudiantes

Los cambios que han experimentado los sistemas educativos desde principios del año 2020 han forzado una evolución de las experiencias educativas y un mayor empoderamiento de estudiantes; resultando en un sistema educativo más flexible que trae consigo grandes ventajas.
Universidad Tecmilenio, muestra los 10 principales beneficios que un sistema educativo trae para la nueva generación de estudiantes a un año y medio de clases virtuales:

1. Mayor control de los tiempos.

Un sistema educativo flexible en cuestiones de formatos, horarios y experiencia le brinda al estudiante un mayor control de los tiempos de su vida. El hecho de no tener que desplazarse todos los días a un mismo espacio físico para realizar los estudios permite que el tiempo se aproveche mejor y lo pueda invertir en reforzar el aprendizaje o en otras actividades de su preferencia.
2. Mejor manejo del estrés.

El sistema educativo tradicional implica un monitoreo unilateral por parte de una figura de autoridad en un aula física, situación que, si no es manejada de manera correcta, puede generar un estrés innecesario en los estudiantes. Los formatos flexibles de la nueva era de la educación fomentan una comunicación más balanceada, bilateral y evoluciona el rol del maestro de ser expositor a ser un facilitador de información. Una mente despejada, aprende mejor.
3. Más tiempo para llevar una alimentación más balanceada.

Una consecuencia de tener más flexibilidad con los tiempos implica que los estudiantes tienen más oportunidades de cocinar su propia comida o simplemente dedicarle más atención a su alimentación. La era de la fast food para comer mientras se traslada de un salón a otro ha quedado atrás, derivando ultimadamente en un estudiante con más energía y concentración para sacarle máximo provecho a sus estudios.
4. Mejora tus relaciones personales con familia, amigos y hasta mascotas.

El no estar atado a un salón de clases hace que el estudiante tenga más control del espacio en el que toma sus clases, esto puede resultar en compartir espacios con su familia, amigos y hasta mascotas, mejorando las relaciones interpersonales y abonando significativamente al índice de felicidad del estudiante.

5. Oportunidad de explorar hobbies.

Otra gran consecuencia de tener más control de los tiempos es que el tiempo libre que obtengas puedes usarlo para explorar algún hobbie que te traiga felicidad a nivel personal. Inclusive si decides usar formatos como el Campus Connect de la Universidad Tecmilenio, puedes hacer uso de las instalaciones de alta innovación tecnológica para apoyarte en aprender y explorar nuevas pasiones.
6. Más tiempo para ejercitarte físicamente.

La salud física es muy importante, y la oportunidad de usar el tiempo que se usaría normalmente en traslados para ejercitarse y mejorar la salud física es algo a lo que no se le puede poner precio. No olvidemos también que el ejercicio hace que tu cuerpo genere endorfinas y dopamina que te da mayor claridad mental y abona a tu felicidad.
7. Oportunidad para descansar.

Los periodos de descanso también son importantes para la experiencia educativa; y en un modelo tradicional de estudios (especialmente en profesional o posgrado) suelen darse situaciones en las que los estudiantes necesitan darse grandes desveladas para mantenerse al día con el plan de estudios y las tareas. Con un modelo flexible se puede eliminar este factor con un mejor control de los tiempos y tener un cerebro descansado para aprovechar mejor los estudios.
8. Desarrollo de habilidades de autogestión.

Algo que se pudiera ver como una desventaja en un modelo de educación flexible es la falta de un profesor en un rol tradicional que esté gestando y administrando una agenda o plan de estudios; sin embargo, un estudiante proactivo puede ver esta oportunidad para desarrollar habilidades de autogestión y llevar un mejor control de recursos y tiempos. Esta habilidad es esencial para la vida laboral en una industria real y es invaluable que se desarrolle desde antes de graduarse.
9. Balance carrera/estudios.

Para personas que estudian y trabajan al mismo tiempo, a veces la única forma de completar sus estudios es con modelos flexibles que les brinden oportunidades de desarrollo que de otra manera no podrían tener. Un control inteligente de horarios, de ritmo de progreso y de recursos tecnológicos, permite a los estudiantes de un modelo flexible balancear e incluso complementar su carrera con sus estudios para sacarle un mayor provecho a ambos.
10. Evolución de los espacios educativos.

Las grandes universidades del mundo han logrado adaptarse a una nueva era educativa, y la Universidad Tecmilenio es una de las que mejor lo han hecho en México. Un ejemplo de ello es la creación de los Campus Connect, espacios profesionalmente diseñados con la mejor innovación tecnológica para darle a los estudiantes un recinto muy diferente a un salón de clases tradicional en el cual puede llevar su experiencia educativa al siguiente nivel.
Un modelo educativo flexible debe está diseñado para permitir que los estudiantes continúen su empleo o actividades en familia, también, es ideal para aquellos aprendedores que viven lejos de un campus. Una excelente ventaja de este modelo es que los aprendedores logran mantener un equilibrio personal, laboral y estudiantil.

Fuente:

https://www.vertigopolitico.com/bienestar/bienestar/notas/10-beneficios-de-un-sistema-educativo-flexible-a-un-ano-y-medio-de-la-pandemia

Deja un comentario

10 beneficios de un sistema educativo flexible a un año y medio de la pandemia – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: