En la educación… ya nada es igual

Por Carolina Muñoz

A raíz de la pandemia, la forma de impartir y recibir clases cambió, hoy los educadores se enfrentan a una serie de adaptaciones y retos que deben superarse cuanto antes

Definitivamente ha habido un gran cambio en la forma en que los maestros enseñan a sus alumnos desde que surgió la pandemia a causa del Covid-19, ha habido un giro total en la educación, por ello los docentes han tenido que adaptarse a distintas formas de impartir clases en las diferentes asignaturas y en los diferentes grados educativos, sólo se puede decir que ya nada es igual.
La licenciada en Pedagogía, Carolina Hernández Campos, expresó que “esta nueva normalidad ha traído cambios muy drásticos, puesto que aunque ya existía para un nivel profesional la opción de estudiar en línea, imponer de la noche a la mañana a los alumnos esta nueva modalidad ha sido algo abrumador.
“A pesar de que el ciclo anterior varias escuelas estuvimos trabajando así, damos por hecho que al ser una generación que está involucrada con la tecnología se les hace fácil aprender por este medio, pero la realidad es que no, ellos manipulan redes sociales, videojuegos, pero no plataformas para aprender contenido académico”, detalló.

100% plataformas

Comentó que los docentes recurren y dependen al 100 por ciento de plataformas de enseñanza, por lo que han tenido que adaptar el plan de trabajo a los recursos que el internet ofrece. “Personalmente a mí me encanta porque hay muchas opciones para crear contenido de una forma dinámica, sin embargo, sé que hay compañeros que no se les facilita nada, además de que son los recursos de cada uno de los maestros para poder ofrecer una clase de calidad. Ahora tenemos el salón de clases en casa, literalmente”, agregó.
Carolina es docente de primaria y tiene 28 años, por lo que la adaptación a manejar los planes de trabajo de forma digital no se le ha complicado, sin embargo, reconoce que esta curva de aprendizaje no ha sido “pareja” para todos sus colegas.

Siempre aprender

Explicó que ahora han tenido que aprender a convivir a distancia, a tener un control de grupo mediante una plataforma y que en una escuela particular es un poco complicado, pero no tanto como en las escuelas de gobierno donde llega a haber más de 50 alumnos por clase.
Carolina destacó que han tenido que aprender a optimizar más el tiempo y a ocupar más las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC’s), pues ya no es una opción sino algo obligatorio.

Dificultades

La pedagoga dijo que “ha habido diferentes dificultades, por ejemplo las limitaciones de los recursos, no todos los estudiantes tienen acceso a un dispositivo electrónico o una conexión a internet, asimismo, los papás deben seguir con sus trabajos y es complicado que estén acompañando al alumno en este proceso.
“De cierta manera hay una frustración puesto que a veces los padres piensan que los profesores quizás nos excedemos al pedir ciertos trabajos o ciertos resultados, pero la realidad es que no se hace algo extra que no hagamos en un salón de clases, lo que pasa es que ahora viven con los alumnos el proceso de enseñanza-aprendizaje y claro que no es fácil porque no estaban acostumbrados”, indicó.

Diferencias

La Licenciada en Pedagogía explicó que una de las diferencias más notorias es que al estar en una aula de manera presencial, el interactuar con el alumno y él a su vez con sus compañeros, el aprendizaje se vuelve algo práctico con el desarrollo de las habilidades sociales, además de que los alumnos van a aprender contenido académico también aprenden a convivir y desenvolverse en la sociedad.
“Es muy común escuchar actualmente que hay muchos estudiantes con ansiedad o con ciertos problemas de apatía ante esta situación y es algo lógico porque al estar en clase los alumnos mantienen sus sentidos alerta y esto muchas veces genera competitividad, interés y entusiasmo y al estar distantes esto se pierde completamente”, agregó Carolina.
Sin duda esta normalidad trae muchos cambios que benefician y perjudican a todos por igual, alumnos, maestros y padres de familia, pero aún así debemos adaptarnos a las nuevas maneras de enseñanza porque cada generación significa actualización y progreso para la sociedad en general.

Ventajas y desventajas

La educadora señaló que algunas de las ventajas son que:

Hay algunos alumnos que están desarrollando ciertas habilidades con las que antes no contaban, como por ejemplo el ser autodidactas, creativos e ingeniosos

Empiezan a resolver sus propios “problemas”

Aprender al máximo el sudo de las herramientas tecnológicas, tanto alumnos y profesores, donde ambos han salido de una zona de confort

La educadora señaló que algunas de las desventajas son que:

Algunos alumnos con ciertos problemas de aprendizaje se están estancando al no recibir un seguimiento como se les puede proporcionar en la escuela presencial

Algunos padres de familia trabajan demasiado tiempo y les es imposible acompañar a sus hijos y brindarles esta atención

Pueden fallar los recursos tecnológicos o que los alumnos que no tienen acceso a ellos se atrasen.

Fuente:

https://www.diarioelmundo.com.mx/index.php/2020/10/05/en-la-educacion-ya-nada-es-igual/

Deja un comentario

En la educación… ya nada es igual – Sarraute Educación María Magdalena

A %d blogueros les gusta esto: